La audiencia ya fue ¿y ahora?

Durante el fin de semana que pasó se realizaron en todo el país las audiencias públicas -presenciales y virtuales- por las tarifas del gas. De la gran expectativa del viernes se pasó a diluidas reuniones el fin de semana, a tal punto que en Neuquén el sábado fue un trámite con la mayoría de ausentes. Es que, tras la primera jornada interrumpida por la brusca irrupción de ATE en el edificio del Concejo Deliberante, al día siguiente los oficialistas no tenían interés y los opositores supieron que todo estaba definido.

Lo cierto es que el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, salió fortalecido de las audiencias y en conferencia de prensa anunció que en dos o tres semanas tendría el esquema de aumento tarifario, “luego de analizar” las propuestas y las inquietudes expresadas en las audiencias.

En ese esquema figurará la respuesta al pedido de tarifa diferencial para la Patagonia expresado en la audiencia pública por los representantes políticos y comerciales de Río Negro y Neuquén. Al respecto se expresaron las legisladoras rionegrinas Magdalena Odarda -senadora nacional del Frente Progresista CC- y Silvia Horne -diputada nacional FpV-, y entidades empresarias hoteleras y gastronómicas de la región.

Aranguren dijo que se tratará de “evitar que haya saltos bruscos en lugares en que tienen alguna situación en particular” por lo cual se evaluará “cada una de las observaciones que se hicieron para tenerlas en cuenta en la definición de los cuadros finales que van a estar los primeros días de octubre”. También se espera que se analice el pedido de las pymes y clubes de barrio, que no entraron en la resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y tienen fijado un incremento del 500  por ciento en las tarifas.

El gobierno neuquino fijó su posición a través del ministro de Energía, Alejandro Nicola, con lo cual se formalizó la contradicción entre la necesidad de defender el valor de un recurso no renovable como es el gas y los derechos de los usuarios.

El tema más importante para la gestión de Omar Gutiérrez es garantizar la continuidad de los incentivos al gas nuevo, es decir que los precios superen los siete dólares el millón de BTU. Nicola mencionó el histórico aporte de la provincia a la matriz energética del país, en especial con el gas y recordó que gracias a Loma La Lata se pudo desarrollar el gas en la Argentina.

Para Gutiérrez es vital que se mantengan los esquemas de precios según los propone el gobierno nacional pues se garantizan los ingresos por regalías, que es un forcejeo que la provincia sostiene desde hace al menos tres años.

La revisión tarifaria integral que se difundirá en octubre, permitirá conocer el plan de inversión y los costos previstos para los próximos cinco años, indicó Aranguren de manera de cumplir “formalmente con la Ley de Gas Natural y los ciudadanos tengamos conocimiento de lo que estamos pagando en transporte y distribución”.

Defendió la última propuesta de incremento que implica un aumento del 203 por ciento en promedio, al precisar que “el 40 por ciento de los hogares argentinos en vez de pagar 107 pesos” como sería la tarifa promedio, “están pagando 300 pesos por mes porque tienen que comprar la garrafa de gas licuado”.

El gobierno de Mauricio Macri pretende diseñar un sendero que reduzca gradualmente “la diferencia entre costos y tarifas” del gas.

El cambio central que propone el gobierno  nacional en las tarifas del gas está relacionado con los subsidios. Actualmente, según el ministerio de Energía, los usuarios venían pagando 1,29 dólares de los 4,72 dólares que perciben las petroleras por millón de BTU y el resto lo subsidia el Estado. Con el nuevo esquema, el usuario pasará a pagar 3,42 dólares.

De acuerdo con lo explicado por Aranguren, el cuadro tarifario propuesto implicará un aumento promedio en las facturas de los hogares de 203 por ciento sin impuestos. En el caso de las categorías R1, R2-1, R2-2 y R2-3, que engloban al 56 por ciento de los usuarios, el aumento promedio sería de 237 por ciento con una factura media por usuario mensual de 107 pesos. Para los usuarios R3-1, R3-2 y R3-3, que concentran al 31 por ciento de los usuarios, el aumento será de 176 por ciento con una factura media mensual de 371 pesos, mientras que los usuarios R3-4, que representan al 13 por ciento restante, ahora pagarán un aumento de 122 por ciento promedio con una factura media de 953 pesos, en todos los casos sin impuestos. Por lo tanto, se supone que la suba efectiva será entre 20 y 25 por ciento superior a esos valores.

 

Por Gerardo Burton

gerardoburton@manoamanonoticias.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.