Ya bajó el agua; que venga el Metrobus señores

Por Alejandro Castañeda

Pasaron dos meses del diluvio y nadie de la dirigencia municipal o provincial parece preocupado por el estado de la infraestructura de la ciudad en general, y la incapacidad de drenar una buena tormenta, en particular. La caracterización de la gran tormenta de abril como fenómeno extraño al clima de la región no alcanza para explicar cómo es que también se inunda la ciudad con 15 minutos de cualquier lluvia más o menos fuerte.

La agachada del Pechi.

Cuando bajó un poco el agua, el intendente Horacio Quiroga vetó parcialmente la ordenanza que había declarado a la ciudad en emergencia, pues considera inaplicable el artículo dos, que planteaba la exención de impuestos municipales a los afectados por el temporal. Con micrófonos y cámaras alrededor, y apurado por el temporal, el intendente regaló lo que después fueron promesas olvidadas.

Lo que dejó expuesto el temporal

El desborde de los desagües y canales pluviales, y la presencia de miles de vecinos que viven en terrenos aluvionales sin servicios públicos son el producto de décadas de urbanización irracional. La (des)planificación habitacional, casi totalmente en manos del sector inmobiliario privado llevó a que la mitad de los neuquinos no puedan acceder a un terreno o vivienda. En todas estas problemáticas tienen responsabilidad la clase política dirigente.

Más ocupados en las candidaturas de 2015. Quiroga, oyendo el reclamo de los vecinos por el fallido servicio de transporte publico sacó de la galera un Metrobus y 40 km de ciclovías (la mitad de ellas ya construidas aunque sin mantenimiento desde hace 10 años).El Metrobus será un buen sistema…para Buenos Aires quizás, y sólo aplicable sobre la Avenida 9 de Julio, que por ser la calle más ancha del mundo puede darse el gusto de tener carriles de circulación exclusivos para los colectivos. Implantar el sistema en Neuquén que carece de vías con al menos tres carriles estará complicado.Ya veremos si la idea se materializa y pasa de serotra promesa más de Pechi. Igual que la multitrocha aérea que prometió durante la campaña 2011. Proyectos destinados a llenar diarios y minutos de aire. Campañas de marketing que juegan con la necesidad de los vecinos y que sólo buscan apuntalar la candidatura a presidente del alcalde porteño Mauricio Macri.

¿Y Ud. oyó hablar de la responsabilidad social empresaria?

Neuquén tiene un déficit de servicios e infraestructura que difícilmente se solucione si el sector privado no cumple las reglas de juego. Las empresas de mayor rentabilidad (léase petroleras) deben financiar los proyectos de urbanización que la provincia necesita. Y las prestadoras de servicios públicos (léase Autobuses Santa Fe/ Indalo) deben adecuarse a las necesidades de la población. No al revés.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *