Vuelta atrás con los despidos en el Jean Piaget

Tras varios días de conflicto como consecuencia de despidos arbitrarios, las y los trabajadores de la institución educativa fueron reincorporados a sus puestos de trabajo.

Luego de la larga huelga docente se suponía que las actividades volverían a una aparente normalidad. Sin embargo, el inicio de esta semana mostró, en el ámbito educativo privado, un fortalecimiento de las prácticas de precariedad y despidos arbitrarios; cuatro docentes del Colegio Jean Piaget fueron despedidos por la Comisión Directiva de la mutual.

Las y los trabajadores del nivel medio de dicha institución fueron notificados, a través de un escribano, del cese sin causa, de la relación laboral. Ante esta situación, el cuerpo docente, junto a los gremios Sadop y Aten, y el apoyo de un gran número de familias, el centro de estudiantes, y egresados y egresadas de la institución, decidieron un paro y un estado de asamblea permanente.

Desde la Comisión Directiva de la mutual AMSE Jean Piaget se planteó que el fin de la relación laboral se justificaba en que las y los docentes no habían superado los tres meses de prueba previstos en la Ley de Contrato de Trabajo. No obstante, ninguno de los trabajadores y trabajadoras habían firmado contrato alguno.

Al mismo tiempo, cabe aclarar que, en el ámbito de la educación privada, los contratos están prohibidos y los meses de prueba no corren. A su vez, la institución, al tomar personal, realiza, en forma previa, las entrevistas y evaluaciones pertinentes que permiten dar cuenta del perfil del o la docente.

Este argumento esgrimido por la Comisión, la cual no se encargó de notificar su decisión al cuerpo directivo, esconde la intención real de los despidos; las y los docentes se habían adherido a los paros convocados por Sadop y Aten, por lo que la reacción de la patronal tuvo como objetivo principal el disciplinamiento de la planta docente.

La visibilización del conflicto en la calle y en los medios, la pronta movilización de los sindicatos y el apoyo de gran parte de la comunidad educativa, derivó en la marcha atrás en la decisión de la Comisión Directiva de la mutual y en la reincorporación de las y los trabajadores despedidos.

Mucho se ha hablado respecto a las relaciones que se dan en el ámbito de la educación privada; también se ha escuchado demasiado esa perorata del “si no le gusta, que se vaya a otra escuela”. Lo cierto es que las y los trabajadores de la educación privada del Neuquén están amparados y equiparados en derechos por la Ley 0695. La misma establece igualdad en salarios, libre agremiación y derecho a huelga, entre otras reglamentaciones.

Sin embargo, la realidad cotidiana del docente privado muestra una fragilidad y precariedad absoluta ante una patronal que pasa por encima de derechos constitucionales en favor de sus propios intereses y con absoluta impunidad. Frente a este escenario, las y los docentes del ámbito privado deben fortalecer su organización, trabajar en unidad con sus compañeros y compañeras de la educación pública, y reconocer a la herramienta sindical como su espacio de defensa de sus derechos y conquistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.