Visibilizando los dos modelos de Neuquen

Por Monica Pardo

La red vial neuquina tiene una extensión total de 6.132 Km. entre rutas nacionales y provinciales, según datos oficiales que obran en la página web de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV). El 25% de éstas son nacionales y están en su totalidad asfaltadas; de lo que corresponde a las provinciales sólo el 21% se halla asfaltada y el 79% restante se encuentra mejorada o es de tierra.

El Plan Vial de Neuquén 2008-2017 establece algunas metas: rehabilitación en dos años de la red vial existente; obras de gran impacto social destinadas a mejorar la seguridad vial en travesías urbanas; obras nuevas prioritarias y obras nuevas necesarias.

Considerando que estamos en el 2013 y a mitad del período que establece el Plan Vial se podría evaluar las dos primeras metas enunciadas: la primera claramente incumplida ya que de las 39 rutas provinciales 33 se encuentran Transitables con Precaución (TCP), o sea con sectores poceados, calzadas con deformaciones, serruchos, banquinas en mal estado, ripio suelto, equipos trabajando y más, según la misma fuente. Para el caso de la segunda meta cuyas obras están destinadas a mejorar la seguridad vial, basta ver la cantidad de accidentes viales en el último fin de semana largo en la provincia para comprender que tampoco se ha logrado.

Neuquén resulta ser un destino atractivo por sus paisajes con valles, montañas, lagos, ríos, bosques y estepas; por su gente y por sus aspectos culturales, y en este potencial la provincia ancla una propuesta sólida y válida para su desarrollo turístico.

En sintonía, el gobierno provincial está ejecutando tres increíbles y bellas hosterías en Huinganco, Las Ovejas y Varvarco con una inversión cercana a los 24 millones de pesos, con el fin de promover y ampliar la oferta turística en el norte neuquino, a fin de dar respuesta a una de las debilidades de la zona, según el diagnóstico realizado por la propia provincia; pero parece no haber analizado otros ejes esenciales para el desarrollo turístico: rutas asfaltadas, estaciones de servicio, telefonía celular y servicio de Internet. Cuestiones básicas que hoy requiere cualquier visitante.

Entonces, conociendo la realidad vial de la provincia, recorrer Neuquén por sus rutas se convierte en una travesía riesgosa, en consecuencia disfrutar de sus paisajes, conocer su gente y sus tradiciones tiene sus sinsabores… es muy probable que en ese transitar y ante este panorama sean numerosas las vidas que se pierden, los vehículos que se destruyen, y con eso las ganas de volver.

También en el mismo norte neuquino, en la localidad de El Huecú se descubre a la Argentina profunda… distante y lejana de los grandes centros urbanos; esa Argentina que el Estado nacional se empecina en integrar, incluir y promover.

Y El Huecú está integrada por medio de YPF, empresa recuperada y nacionalizada por el Gobierno nacional que, con acciones no sólo anunciadas sino materializadas, instala los MAS (Módulos de Abastecimiento Social), pequeñas estaciones de servicio que brindan una solución necesaria, garantizando la provisión de combustible esencial para el pueblo y las localidades y parajes lindantes, con la generación de puestos de trabajo genuino.

Promovida, porque “Para poder seguir creciendo, tenemos que llegar a todos” -a decir del cartel que reza en los MAS- y en ese llegar integran, incluyen y promueven a las comunidades.

También está incluida, ya que la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual abre el juego de la comunicación a más sectores sociales garantizando la aparición de nuevas voces y nuevas miradas; entonces es la radio de FM “Frecuencia Originaria” que pertenece a las comunidades mapuces Mañke y Maripil, la que por medio de jóvenes y no tan jóvenes, rescata y divulga su lengua y sus tradiciones mixturando la programación con música foránea que durante años escucharon e incorporaron a su cultura de esas otras voces dominantes provenientes de los medios de comunicación que, a su vez, los negaban y ocultaban.

En esta provincia de los sinsentidos, la desidia y el abandono; signada por las contradicciones de los sucesivos gobiernos emepenistas, en un mismo territorio, se está en la presencia simultánea y contradictoria de dos Estados que colisionan en sus proyectos; por un lado un Estado provincial neoliberal -que sigue anclado en los 90- de corte empresario, que realiza obras con inversiones desmedidas y sin sustento; y por el otro, la presencia de un Estado nacional presente, inclusivo, preocupado y ocupado en llegar a todos. Son los pobladores de la provincia quienes sufren estas tensiones, ya que al mismo tiempo son sometidos y beneficiados por políticas públicas diametralmente opuestas que, desde lo discursivo, parecen asemejarse pero desde los hechos, claramente no.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *