Vaca Muerta no se cae

Las perspectivas de un aumento del precio internacional del petróleo a partir de noviembre parecen haber reanimado los proyectos de las compañías privadas para operar en exploración y explotación en la formación Vaca Muerta.

El gobierno dispuso la partición del bloque Coirón Amargo, ubicado al norte de San Patricio del Chañar, al cual se sumarán las empresas Shell a través de una subsidiaria, Total y Pluspetrol a Gas y Petróleo de Neuquén -que operaba hasta la fecha-.

En el sector denominado Coirón Amargo Sur Oeste, que se adjudicó a a una sociedad integrada por GyP -con el 10 por ciento-; Pluspetrol -45 por ciento- y O&G, la subsidiaria de la angloholandesa -45 por ciento-, se perforará en 2017 un pozo horizontal de dos kilómetros de longitud en 20 etapas en la formación Vaca Muerta. Hasta ahora, es una de las perforaciones más importantes que se proyectan en la roca madre.

El bloque Coirón Amargo Norte quedará como explotación convencional para GyP, Madalena Austral y Pluspetrol.

Además, GyP se desprenderá de una parte de Rincón de la Ceniza y de La Escalonada, que operan Total y Shell, una operación por la cual se invertirán 300 millones de dólares en los próximos años para producir gas mientras que el Estado neuquino percibirá 10 millones de dólares.

 

Por Gerardo Burton

gerardoburton@manoamanonoticias.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.