Usted paga, nosotros pagamos, ellos evaden

En la mañana de hoy, el presidente Macri anunció que se pagarán todas las deudas que se mantienen con los jubilados que lograron sentencia favorable de la Corte Suprema en la puja por la actualización de los montos. Esta medida, que fue presentada en un marco de enormes vaguedades, podría alcanzar a aquellos jubilados que no iniciaron juicio. De esta manera, se espera alcanzar, en un plazo de tres años, una mejora en los ingresos de alrededor de dos millones de personas.

La noticia, inicialmente muy positiva, tiene sus costados oscuros. Además de los plazos que se toma para el pago y recomposición, la principal duda que surge es cómo se van a afrontar los costos de la misma.

Desde el gobierno nacional, se planteó, en paralelo con este anuncio, un nuevo blanqueo de capitales que tendría como objetivo el pago de estas actualizaciones. Con el objetivo de obtener más de U$S 20 mil millones que los argentinos tienen sin declarar en el exterior, se propuso la apertura de puertas para los evasores. Lo paradójico es que esta medida es lanzada por quienes, hace dos años, rechazaron de plano una política similar propuesta por la ex presidenta Cristina Fernández y el ex ministro Axel Kicillof. A su vez, suena aún más extraña cuando se presenta en momentos en que el presidente Macri está siendo investigado por no haber revelado sus empresas offshore en Panamá. Ni que hablar si llega justito con su declaración jurada en la que afirma tener más de $18 millones en un paraíso fiscal como las Bahamas.

Es decir, una medida que se presenta como progresista o redistributiva, termina siendo una política concreta para salvar a los evasores y a quienes no confían en nuestro país, puesto que prefieren la especulación financiera a la inversión productiva. Los amigos del presidente, más que contentos. Mucho más que los jubilados de la mínima, a quienes, obviamente, esta medida no les llega.

Pero esto no se termina acá. La otra forma que encontró el gobierno para pagar las actualizaciones es a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses (FGS). Este fondo es el soporte de más de $ 90 mil millones con los que cuenta el Estado por los paquetes accionarios que posee de diversas empresas tras la reestatización del sistema previsional en el 2008. Gracias a esta decisión del anterior gobierno de Cristina, el Estado nacional cuenta con parte del Grupo Clarín, Telecom, Siderar, entre otros conglomerados económicos.

Si el blanqueo de capitales vuelve a ser un fracaso como el anterior, ¿cómo se sostendrá el pago a jubilados? Si se utiliza a la Anses, el problema es que pagar con ese fondo significa, por un lado, violar la ley que impide vender acciones del organismo, y, por otro, vaciarlo como primera etapa para su reprivatización en las famosas AFJP que tanto daño le hicieron a trabajadores y jubilados de nuestro país. Probablemente, el asunto se resuelva por medio de la toma de deuda, lo cual acrecentará aun más la dependencia de nuestro país.

En definitiva, Macri anunció hoy una medida muy poco clara, con escasa precisión pero que tiene, como contrapartida para su funcionamiento, la decisión concreta de justificar a los evasores, apoyar a la banca privada y permitirle seguir haciendo negocios a los amigos del poder.

 

Por Emilio Cortese

corteseemilio@manoamanonoticias.com.ar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *