Un Regreso Esperado

Por Gaston Ungar

Un regreso esperado, y en orden. Así es como lo viven millones de argentinos que esperan por estos días que la máxima autoridad política del país, reasuma el poder ejecutivo, luego de su intervención quirúrgica.
En su mes de ausencia, el país no fue un caos, como algunos periodistas y grupos mediáticos quisieron instalar, sino que pudo seguir avanzando en más democracia y más derechos para todos los que necesitan un Estado presente.

Sería bueno que repasáramos estos día en la Argentina, desde que Cristina esta en reposo.
Los argentinos, los neuquinos, fuimos a las urnas como desde hace treinta años, a elegir quiénes serían nuestros representantes en ambas cámaras del Congreso de la Nación. La expresión popular, nuevamente fue en apoyo al Frente para la Victoria, quien cosechó el mayor triunfo federal, enterrando los dichos del fin del kirchnerismo que algunos propiciaban.
Se nacionalizó un ramal de la línea férrea, velando así por mayor seguridad y asumiendo el estado, el rol de garante de los servicios al pueblo, más allá de las maniobras antipopulares del sindicalismo conservador.

También se pronunció la Corte Suprema de Justicia, dictando un fallo histórico, no a un gobierno, sino a miles de organizaciones sociales y políticas del mundo de la comunicación, que a lo largo de estos años de democracia, vienen luchando por tener una ley de servicios de comunicación que democratice la palabra.
Además, el grupo monopólico de Clarín, como quedó a contramano en sus dichos, tuvo que salir a buscar un dirigente mediático de la oposición que desprestigie a los mismos jueces de la Corte que defendían pocos días atrás.

Pero la justicia iba a llegar de todos modos, y ahora, “el grupo” se debe adecuar a los que millones de argentinos, por intermedio de sus representantes, eligió. Y me permito hacer esta aclaración, ya que nadie se debería arrogar el poder popular más que quienes han sido elegidos por el voto popular, algo que a nuestra sociedad le ha costado la vida de miles de compatriotas.
Otro hecho trascendental fue la apertura de los archivos de la última dictadura militar. Documento archivados, que algún dictador olvidó, en esos tiempos de impunidad. Quizás nunca pensó que un gobierno democrático los sentaría en el banquillo para ser juzgados y condenados. Y con esa impunidad, olvidaron una lista negra que va de militantes a artistas, de periodistas a vecinos con cierto compromiso social; todo aquel sospechado por quienes ejecutaron por esos años la represión ilegal.

Nuestro pueblo esperó treinta años y logró, junto a una política de estado, poder enjuiciar, en el caso de Neuquén, a los que actuaron en la denominada “Escuelita II”. Así también, se llevó adelante el enjuiciamiento por el asesinato de Moseñor Angelelli.

Para culminar este breve resumen, del mes de reposo de la Presidenta que supo poner, junto al ex presidente Néstor Kirchner los cimientos de una Argentina federal y previsible.
En estos treinta años de democracia, mencionadas por demás, fue el kirchnerismo quién puso el acento en devolver derechos e intentar que sea éste, un país más igualitario. Porque está claro que nada grande se puede desarrollar en una sociedad desmoralizada y sin horizonte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *