Un arreglo millonario (en menos)

Gerardo Burton
geburt@gmail.com
El jueves pasado, el presidente Mauricio Macri se ufanó por el acuerdo que firmó ese día con Horacio Cartes, jefe de Estado de Paraguay, por la deuda que la Argentina reclamaba al Ente Binacional Yacyretá desde hace décadas y que redujo el importe reclamado en casi diez mil millones de dólares.
El documento suscripto también impulsa el aumento de la generación eléctrica de Yacyretá con la construcción de una central hidroeléctrica en el vertedero del brazo Aña Cuá para aumentar el 10 por ciento la capacidad de generación del complejo.
Por el denominado “acuerdo histórico”, según el Presidente -una reformulación del que se firmó en marzo de 1973 y que llevaba cuatro años pendiente-, la Argentina acordó percibir 4.084 millones de dólares sobre una deuda reclamada de 17.259 millones de dólares.
La información, aparecida en el diario La Nación en su edición del viernes 5, insinúa una crítica a la resolución adoptada, toda vez que hay una quita de 9.900 millones de dólares y otros tres mil millones de dólares por intereses y deudas con el Ente Binacional que también se condonaron. Este acuerdo se acerca a la posición paraguaya que consideraba un “aporte” argentino la cifra total, y no un “préstamo” para construir la central.
No es casual el cuestionamiento ya que el diario fundado por Bartolomé Mitre tiene una sensibilidad especial con el Paraguay, esa nación donde la Argentina, unida al Brasil y al Uruguay en la Triple Alianza, con la mirada benévola de los británicos, cometió uno de los genocidios del siglo XIX.
En el discurso que ofreció, Macri dijo que en los inicios de la obra participaron empresas del grupo familiar y que él mismo había estado en el gerenciamiento, aunque no conocía la represa. En la década de los noventa, el entonces presidente Carlos Menem calificó a Yacyretá como “el monumento a la corrupción” por la demora en la finalización de las tareas y la puesta en marcha completa del complejo y por las denuncias cruzadas entre los contratistas de la obra.
El acuerdo firmado esta semana indica que el pago se hará en diez años con un período de gracia y prevé además la instalación de tres turbinas -Kaplan de 270 MWh” de potencia- que implicará un aumento aproximado de 10 por ciento en la generación de energía, en relación a la actual capacidad de la Central Hidroeléctrica Yacyretá (CHY). Además se contempla la ampliación de la central con la instalación de tres turbinas adicionales a las 20 actuales, con lo que se incrementará en un 15 por ciento la potencia instalada de este emprendimiento energético binacional.
Macri elogió la relación que lo vincula con Cartes, que viene desde la época en que el presidente argentino conducía Boca Juniors y el paraguayo el club Libertad. Dijo que “estamos dejando atrás 30 años de incapacidad para entendernos, 30 años de un conflicto que no sumó nada en esta relación tan intensa que tenemos paraguayos y argentinos. Claramente, estos años pudieron quedar atrás porque logramos sentarnos alrededor de una mesa a dialogar, a decirnos la verdad y a construir el elemento más importante que existe entre las personas, que es la confianza”, destacó el Presidente argentino.
Para Macri, este acuerdo significa un refuerzo de su posicionamiento como líder de la derecha en la parte sur de América, con eje en la alianza Mercosur y en detrimento de las organizaciones que tuvieron gran protagonismo durante la década pasada -Unasur, por ejemplo-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.