Un analisis de la reasignacion de los Subsidios

Por Lic.Gustavo Baeza

El gobierno nacional modificó la política de subsidios reorientando los mismos estratégicamente. Una mirada capciosa y mal intencionada, foguea mediáticamente lo anunciado, como un “tarifazo” del gobierno. Podríamos otorgarle cierta credibilidad a este argumento, si no viniera de los que ayer nomás, reclamaban a viva voz, eliminar los subsidios sin más. La primera pregunta que nos tenemos que hacer es la siguiente: ¿hay un aumento en las tarifas en los servicios? La respuesta es si. La segunda: ¿es un aumento injustificado o un tarifazo? La respuesta es no. Las dos están relacionadas entre si.

Es capcioso presentar la reorientación de los subsidios (que van a seguir existiendo como lo deja en claro el cuadro) como un “tarifazo”. Nos encontramos frente a una reducción segmentada del subsidio, que el gobierno califica como reasignación.

Los beneficiarios de la asignación universal por hijo y jubilados con la mínima, no serán afectados por la medida. Tampoco pagaran el incremento trabajadores que cobre menos de $ 5200. Asimismo quedarán exentos del aumento usuarios de la Patagonia. Lo mismo que aquellos que consuman gas en garrafa. La industria no va a ser afectada por el incremento. Y lo que se cobre de más por el aumento de la tarifa, estará destinado a cubrir gastos de las distribuidoras y de las transportadoras (en el caso del gas), pero fundamentalmente a aumentar los fondos para la AUH y el Progresar. Asimismo, se premiará exceptuando del aumento a aquellos que consuman un 20 % menos que el mismo bimestre igual del año anterior. La medida, que si bien implica un aumento en relación a las tarifas actuales, en comparación con los países vecinos y con los países europeos, el costo sigue siendo significativamente menor. El metro cúbico en Uruguay se paga 1,35 dólar, en Chile 12, en Europa 13 y en Brasil cerca de 15 pesos, mientras que en Argentina pagamos 0,05 centavos de dólar el metro cúbico.
Concluyendo: La medida apunta a aquellos que tienen ingresos altos, y no necesitan esta ayuda no se los subsidie innecesariamente.

A concientizar a la población en torno a la importancia del cuidado de un recurso estratégico agotable como el gas, incentivándolos al ahorro, incluso tendrán rebajas quienes disminuyan entre un 5 y un 20 % el consumo entre el bimestre actual y el del año pasado. Y se resguarda estratégicamente a los sectores de menores recursos. Finalmente, lo que se cobre de más ser reorientará hacia la AUH y el plan PROGRESAR, sosteniendo la demanda agregada de los sectores populares, altos niveles de consumo y expansión de la producción y la industria. Es decir, se refuerzan las líneas centrales de las políticas macroeconómicas de las gestiones kirchneristas del 2003 al presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *