Servicio financiero de interés publico

Por Eduardo Aldonate*

El objetivo central del proyecto de Ley de Servicios Financieros presentado en el Congreso Nacional por el diputado Carlos Heller sería pasar de una ley para bancos, a una legislación pensada en los usuarios de los servicios financieros.

Si bien existen coincidencias con la nueva Ley de la Carta Orgánica del BCRA, la gran diferencia conceptual radica en que esta última indica lo que el BCRA “puede” realizar; en nuestro proyecto, establecemos pautas que las entidades “deberán” implementar.

La actual Ley de Entidades Financieras fue el instrumento que permitió la implementación del modelo de revalorización financiera, que destruyó a la producción y generó grandes costos sociales.

El proyecto de ley de Servicios Financieros declara la actividad financiera como un servicio de interés público, expresando la decisión de poner a la legislación de servicios financieros en línea con la idea de declarar de “interés público” a otras actividades como por ejemplo la hidrocarburíferas, con el mismo diseño de marcos regulatorios, con el fin de afirmar los intereses nacionales por encima del mero interés lucrativo y de priorizar los intereses del conjunto de la Nación y la comunidad por sobre los intereses de los capitales e instituciones del poder concentrado nacional y transnacional.

Se establecen regulaciones más estrictas que las actuales, a saber:

• Establecer un listado taxativo de operaciones para los bancos comerciales con el criterio de “banca universal”.

• Ninguna entidad financiera privada podrá tener una participación en el conjunto del sistema financiero superior al 10%, tanto en el total de depósitos como de créditos al sector privado.

• Se incorpora una definición precisa para diferenciar las entidades de capital nacional y las de capital extranjero.

• Se instaura un fuerte fomento a la actividad financiera en las localidades de menor desarrollo relativo del interior.

• Establece la obligación para cada entidad de destinar, como mínimo, el 48% de su cartera de préstamos a las micro, pequeñas y medianas empresas, y a los préstamos para la construcción, compra y refacción de viviendas únicas familiares, por montos inferiores a 500.000 pesos, y un 2% para financiar a microemprendedores.

• Crear una Defensoría del Usuario de Servicios Financieros.

• Reincorporar al BCRA, el Sistema Estatal de Garantía de Depósitos que fue parcialmente privatizado mediante Ley 24.485/95.

En síntesis, nuestro proyecto de Ley avanza en el sentido de construir un sistema financiero que posea vínculos con el desarrollo productivo y social.

 

*Presidente Partido Solidario de Neuquen

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *