Semana 5 : Versión “macrista” de Precios cuidados y la “mala leche”

Tras varias idas y vueltas, el régimen decide continuar con el exitoso programa Precios Cuidados. Con subas promedio del orden del 4% (llegando incluso a 5% en algunos casos), el programa se redujo no solo en productos (más de doscientos quedaron afuera) sino también en marcas, principalmente en los lácteos, donde abundan segundas y hasta terceras marcas de diferentes corporaciones. En la versión “macrista” de Precios cuidados se decidió no mantener acuerdos en alimentos claves en la mesa de los argentinos como lo son la carne, frutas y verduras. Los productos se encuentran publicados en la página: http://www.precioscuidados.gob.ar/. No deje que lo duerman, controle usted, nunca olvide que los que hoy gobiernan son los que siempre le cobran en la caja del súper.
Macri anunció subsidios para los productores de leche, compensando en 40 centavos cada litro producido para los tres mil primeros litros diarios. Durante el gobierno de Cristina, esta compensación era del orden de los 30 centavos para los primeros 2900 litros, pero apuntaba exclusivamente para aquellos tambos que rindieran menos de 6000 litros diarios. De esta manera, se buscaba ayudar al pequeño productor, siempre castigado por la industria que impone precios. El gobierno macrista desistió de segmentar la política subsidiaria, por lo que pone en igualdad de condiciones al pequeño productor con el grande que tiene otra relación de fuerzas con la industria. Son tantos los refranes con la cuestión láctea que dejamos en manos del lector cerrar este comentario.
Según un estudio de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la diferencia entre lo que el consumidor pagó en góndola y lo que se le abonó al productor fue en diciembre de 7 veces mayor en promedio. Esta situación muestra a las claras que existe una posición monopólica por parte de los que transportan y comercializan la producción, posición que les permite imponer precios a su antojo. Las medidas macristas de su primer mes de gobierno tienden a fortalecer aún más esta tendencia. La eliminación de retenciones, la devaluación y el fin de la regulación del mercado, impone la ley del más fuerte en detrimento del pequeño y mediano productor y del consumidor.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *