Semana 7: Globos para pocos

“Viajar a Cuba para ver el futbol gratis”

El programa Fútbol para todos comienza con su desmantelamiento otorgando los derechos de transmisión de los partidos de Boca, River, Racing, Independiente y San Lorenzo a las televisoras privadas. Este acuerdo del gobierno con los grupos Clarín y Telefónica comprende la “exclusividad”, que implica que la TV pública no los continúe transmitiendo. De esta forma los partidos se televisarán por Canal 13 (de Artear, Clarín) y Telefé (de Telefónica).Vale aclarar que estos canales son de aire sólo en Buenos Aires y cuentan con repetidoras sólo en 8 provincias argentinas, lo que deja sin fútbol gratuito a muchas localidades del interior.

Lejos de ser una decisión aplicada para reducir los gastos del Estado, en esta ocasión, el gobierno no reduce ni un centavo el dinero destinado al fútbol. Estos dos grupos aportarán 180 millones de dólares, que implica sólo el 10% de lo que se destinará este año al programa. Es decir, se pierde la televisación pública de los clubes grandes y, prácticamente, se regala a los dos multimedios más poderosos del país, quienes ganarán millones en publicidad. Pero quien quiera ver fútbol, que pague el cable, que también es de ellos.

Tocar Fondo o cómo lidiar con los carroñeros

El ministro Prat Gay informó, desde Davos, que el país volverá a ser auditado por el FMI. La decisión implica que el Fondo pueda revisar las cuentas nacionales, sus estadísticas y el retorno de los préstamos. Incluso, y luego de cuatro años de rechazo, Estados Unidos aseguró que apoyará los pedidos de créditos de la Argentina. Allí aseguró que el 1 de febrero se le presentará una oferta a los buitres. Respecto a este tema, Prat Gay, afirmó que es muy posible que las negociaciones sean confidenciales.

Ante la supuesta prisa por “sacarse de encima el conflicto” que se supone perjudica al país, se dejan sepultadas las posturas del gobierno anterior apoyadas por 136 paises en la ONU, que la resaltaron y apoyaron.

La clave radica, en que el pago a los fondos buitre en las condiciones que ellos exigen, implica asumir nueva deuda externa, y el problema de contraer deuda para pagar deuda ya es viejo y conocido por los argentinos.

Vale recordar que llamamos “fondos buitres” a aquellos que especularon comprando bonos de deuda para obtener ganancias con los intereses que generaría. Es decir, no son acreedores directos de Argentina, sino personas que compraron deuda para realizar negocios a costa de las finanzas de un país.

Con los globos inflados

El presidente sostuvo que la inflación de este año rondará entre el 20 y el 25%, poniéndole un claro techo a las paritarias. A sabiendas de que la inflación de diciembre estuvo cerca del 6%, queda claro cuál es el sector social que deberá ajustarse más el cinto. El gobierno macrista adoptó los índices de precios de la CABA y de San Luis como estadísticas fiables. El problema surge en las diferencias existentes entre ambos indicadores para el cálculo de la inflación de diciembre. Tras la fuerte devaluación y la desregulación de los controles de precios, el costo de vida se vio fuertemente elevado. El IPC San Luis calculó un 6,5% de inflación para el primer mes de gobierno neoliberal. Sin embargo, el de la CABA dio “sólo” 3,9%, índice que será utilizado para medir los contratos regidos por el CER. La pregunta es ¿cuál se tomará como referencia para las paritarias? Escuchando al ministro de Educación Bullrich, quien afirmó que el acuerdo con los docentes deberá rondar el 25%, pareciera que volveremos a las viejas épocas del INDEC que medía 1% de inflación mensual.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *