Semana 7: Criminalización de los derechos

Detenciones y censuras

El encarcelamiento de la dirigente social Milagro Sala en Jujuy marcó esta semana un precedente en el modo que se comenzarán a tratar los casos de protesta social. Sala fue detenida por delito de entorpecimiento de la circulación y por “sedición” mientras realizaba un campamento de protesta frente a la gobernación de Jujuy por fondos que se debían a las cooperativas que ella encabeza.

Diversas organizaciones e incluso entes Internacionales que abogan por los Derechos Humanos, han denunciado que los motivos por los que se arresta a la dirigente de la agrupación Tupac Amaru, expresan claramente una intolerancia hacia la protesta social. Es el propio Gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, quien hoy le está abriendo una causa.

Al respecto, el presidente Macri apoyó a Morales y dijo que el tema debe quedar en manos de “la justicia”. Este argumento, que se encuentra en el “top ten” de los preferidos del mandatario, otorga a la justicia una especie de aura de divinidad, como si las leyes no fueran obra humana y quienes las ejecutan tuviesen una imparcialidad intachable.

De Derechos Humanos…ni hablar

El presidente Mauricio Macri, se dio el lujo en esta semana de rechazar el pedido de una reunión que habían realizado Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. Mediante una carta, Macri se excusó en la “falta de tiempo” para comunicar a las representantes de estos organismos de Derechos Humanos que no podría recibirlas.

La reunión, había sido pedida por los organismos por la preocupación que ronda en el tema de Derechos Humanos, sobre el cual el gobierno no ha lanzado medidas concretas pero sí redujo considerablemente el personal de del Estado que trabaja en estas instituciones. Por otro lado, sí tuvo tiempo para reunirse con miembros del Centro de Estudios Sociales sobre el Terrorismo y sus víctimas, que es una ONG que busca juzgar a militantes de organizaciones de los años 70, adjudicando la Teoría de los Dos Demonios.

A la detención de Milagro Sala se suma otra detención por causas políticas, la de Rodolfo Aguilar, dirigente de ATE Río Negro, por realizar un reclamo en la puerta de la Universidad Nacional del Comahue, sede General Roca, en defensa de trabajadores de limpieza que habían sido despedidos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *