Semana 3: Mientras Macri descansa, el pueblo la liga

La tercera semana del gobierno macrita se abre con múltiples noticias. Una de ellas es la orden de desalojo del Afsca, tras la conferencia de prensa brindada por el ministro de Comunicaciones Oscar Aguad. El “milico” Aguad se da el lujo de afirmar que no puede existir ley alguna que se coloque por encima del poder del presidente.

Días después asume Martín Garzón como interventor del Afsca. Habiendo denunciado a Sabatella como militante político, el gobierno no tuvo mejor idea que imponer en el área a un legislador porteño del Pro. Entre sus primeras medidas estuvieron las de echar a quince directivos y a todos los representantes provinciales del organismo. Al estar el Afsca clausurada, Garzón dictaminó asueto, al mismo tiempo que rompía la faja policial e ingresaba de manera ilegal al edificio.

En una decisión abiertamente antidemocrática, el gobierno de Macri disolvió el Afsca y el Aftic, creando el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM). El jefe de Gabinete, Marcos Peña, acompañado por su par de Comunicaciones, Aguad, sostuvo que “se terminaba la guerra contra el periodismo” gracias a la firma de otro DNU. De esta manera, se anula la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, ley discutida durante años por diferentes organizaciones, declarada constitucional por la Corte Suprema y promotora de la construcción de una comunicación democrática y amplia. La principal queja del Grupo Clarín tuvo eco en la medida del gobierno macrista, sobre todo si se tiene en cuenta que uno de los artículos a eliminar es el que restringe la cantidad de operadoras de cable en el país. A la inversa de lo que se proponía con la LSCA, de aquí en más el camino del diálogo y el consenso tendrá poco emisores pero millones de receptores.

Sin embargo, a última hora de la jornada, se conoció la decisión del juez Arias de declarar la nulidad de las medidas tomadas en el día de la fecha. El magistrado sostuvo que “ninguna ley se puede modificar a través de un decreto” y enunció la prohibición de innovar. Conociendo el apego que tiene Macri por la democracia podemos darnos por seguro que está al caer algún per saltum.

Pero las medidas adoptadas no terminan acá, como regalo de navidad, Macri firmó el decreto 254/2015 de revisión de contratos y concursos de empleados estatales. Como ya se venía amenazando desde hace varios días, el gobierno confirmó que está en duda la continuidad de 24 mil puestos laborales de los últimos tres años.

Las renovaciones para su revisión van desde los tres meses hasta el año; sin embargo, y según el decreto, las mismas pueden ser dadas de baja unilateralmente por la patronal, es decir el gobierno. Lo preocupante de la medida no solo es la pérdida del empleo, sino que a su vez incluye aquellos trabajadores que llegaron por la tan mentada carrera meritocrática.

En respuesta, el gremio ATE sostuvo el pasado martes 29 una jornada de paro y movilización a lo largo del día. La única respuesta a la jornada de lucha fue por parte del gobierno provincial, el cual confirmó que se descontará el día de paro.

En materia de seguridad, la ministra Patrcia Bullrich, La ministra de Seguridad, confirmó que el protocolo para regular la protesta social se construirá a partir del consenso de todos los distritos, con el objetivo de visibilizar los conflictos sin obstruir los caminos. A quienes olvidó convocar la señora ministra es a las organizaciones sociales que se movilizan continuamente frente a las políticas de ajuste, a la vez de que dio muestras de no comprender que es más importante cuidar la salud que curar la enfermedad.

Por su parte, las inundaciones siguen azotando al litoral argentino, y a grandes partes de Paraguay, Uruguay y sur del Brasil. Recién el domingo pasado, Mauricio Macri detuvo sus vacaciones para sobrevolar las zonas inundadas de nuestro país. Confirmó que la Nación se hará cargo del 66% de los costos de las obras necesarias para frenar el avance del agua. Eso sí, de subsidios para las familias damnificadas ni noticias. Mientras tanto, la gente sigue sin hogar, habiendo perdido absolutamente todo. No es empezar de cero, es empezar de menos diez. Tras el recorrido, Macri retornó a su descanso en Villa La Angostura, ciudad en la que permanecerá hasta el 4 de enero.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *