Semana 19: El rocanrol del país

La semana 19 del gobierno macrista lo tiene andando por tierras poco firmes. Mientras coloca la mayor cantidad de deuda en los mercados financieros internacionales (nos podríamos preguntar qué es lo que festejan), hacia adentro el clima está cada vez más tenso, La causa del dólar futuro se les termina volviendo en contra, hay muchas presiones para frenar por ley los despidos, y las medidas sociales anunciadas con bombos y platillos parecen no alcanzar para paliar una inflación proyectada de 40 puntos y una cifra creciente de desempleo.

Dólar Futuro
Los vaivenes de la justicia argentina han derivado en que la causa conocida como Dólar Futuro se convierta en un dolor de cabeza para algunos personajillos oficialistas. Tanto el juez de la misma, Bonadío, como el actual titular del Banco Central, Sturzenegger, serán investigados en una causa penal a pedido del fiscal federal Di Lello.
La causa Dólar Futuro investiga los contratos firmados por el Banco Central en el último año de gobierno kirchnerista. Durante esa etapa, se establecieron pactos con un valor de la divisa fijado en $10. El llamado Dólar Futuro es un contrato firmado entre dos partes: comprador y vendedor, por el cual el primero se compromete a comprar en una fecha determinada cierta cantidad de capital y la otra a venderlo. Para ello, se establece un cierto precio, el cual debe ser respetado más allá de las variaciones cambiarias. Si bien se llama Dólar Futuro, la compra-venta se realiza en pesos, utilizando la moneda estadounidense como una suerte de guía.
A lo largo del 2015, nuestro país sufrió una de las presiones de mercado más grande de los últimos años para que se devaluara el peso. Los medios de comunicación hegemónicos, patronales como la UIA o la SRA, y la derecha conservadora encabezada por Macri y sus secuaces, promovieron una campaña sucia para beneficiarse del licuado de los salarios de los trabajadores y de la diferencia cambiaria por las exportaciones. El gobierno de Cristina se plantó frente a este lobby neoliberal y mantuvo el precio en $10 más allá del mercado ilegal que, siendo mínimo, estableció un valor de alrededor de $15. De esta manera, el Banco Central firmó contratos a Dólar Futuro al costo real, es decir a $10.
Luego del cambio de gobierno, Macri liberó la divisa y nuestro país sufrió la tan ansiada devaluación para pocos. Por esta razón, gracias al salto cambiario del 50%, la Argentina debe pagar miles de millones de pesos más en estos contratos.
Sin embargo, el pistolero Bonadío decidió imputar a Vanoli, Kicillof y a Cristina por fraude. Esta locura jurídica promovida por el lobby de la Alianza Partido Judicial-Cambiemos tuvo su primer revés esta semana. El fiscal Di Lello imputó a Sturzenegger (ya procesado por el desfalco del Megacanje) y a Bonadío porque cree que fueron ellos quienes cometieron el delito. ¿Por qué? Porque fue la gestión de Macri la que devaluó, impidiendo que los contratos se mantengan como fueron firmados originalmente.
Si Cristina, todo su gabinete y hasta su candidato Scioli, se mantuvieron firmes en no devaluar, ¿por qué iría a ser el gobierno anterior el culpable de semejante robo? ¿O acaso Bonadío cual pitonisa podía leer el futuro de la Patria? Si fue así, ¿por qué no avisó de antemano que venían estos Chicago boys amigos del odio y la destrucción? Permítanos pensar que, como bien dice la denuncia presentada por el FPV, este tipo es cómplice y socio del gobierno macrista y se maneja a sus anchas en el armado de causas políticas.

Deuda

“Es la mayor demanda de la historia para un país emergente y es la colocación más grande de la historia argentina”, afirmó victorioso Prat Gay luego de endeudar al país por los próximos 30 años. Argentina, adquirió el 10% más de deuda de lo planeado. Ahora bien, que esto sea festejable, depende de la vara con que se lo mida.
Los inversores en deuda argentina son la mayoría de Estados Unidos, otro gran porcentaje de Europa y los menos de Japón y Latinoamérica. Los fondos adquiridos se utilizarán en su mayoría para saldar el pago a los “fonos buitres”, mientras que una parte dicen será destinada al desarrollo local, para paliar el fuerte déficit industrial y fiscal que ellos mismos generaron con la apertura de importaciones y la quita de retenciones.
La bicicleta vuelve a funcionar, los ahora acreedores de Argentina ya pueden colocar estos bonos de duda en el mercado financiero, esto quiere decir, que habrá especuladores que se dedicaran a realizar negocios con estos fondos. Como todo prestamista, su negocio no está sólo en los intereses pre-establecidos sino que, generalmente, se benefician cuando el deudor no puede pagar, los intereses aumentan, se debe adquirir una nueva deuda para paliar la anterior, pero ya no se negocia en las mismas condiciones. Los ciclos económicos de los países en desarrollo suelen ser un manjar para estos personajes. Esta es la situación de Argentina, quienes quieran festejar nuestra vuelta al mundo financiero internacional, que inflen globos, todos sabemos que tarde o temprano se pincha.

Despidos

La revolución de la alegría sigue su incesante paso hacia la felicidad de todos los argentinos. La ola de despidos parece no tener fin y varias voces se han levantado en su contra en las últimas semanas.
El pasado 19 de abril la CTA autónoma y la multisectorial realizaron una jornada de lucha en la que también presentaron un amparo en tribunales contra los más de 10 mil despidos del Estado nacional. Las consignas, fuertes y claras: reincorporación de los compañeros y compañeras despedidos, reapertura de paritarias acordes a la inflación y marcha atrás con los tarifazos. Pero, ¿qué clase de derecha recalcitrante sería Cambiemos si oyera reclamos de esos “grasas” que son los laburantes?
A tal punto llega la preocupación por los despidos que nuestro querido Huguito Moyano pareciera haber despertado (imagínese, compañero) y se reunió en cumbre con Calo (CGT oficial), Yasky (CTA de los Argentinos), representantes de la CGT Azul y Blanca y de la CTA Autónoma junto a miembros de la Iglesia. La reunión arrojo como resultado una fecha para agendar: el 29 del corriente mes, día en el que las 5 centrales marcharán en protesta hacia el Monumento al Trabajador en Capital Federal.
Otro de los sindicatos que despierta del letargo es la histórica Unión de Obreros Metalúrgicos. En el congreso nacional de delegados de la UOM anunciaron un plan de lucha que tendrá el 5 de mayo como fecha de primera batalla en la que marcharán hasta la sede del Ministerio del Trabajo.
Por otro lado, la Comisión de Legislación del Trabajo, emitió un proyecto de ley en el que se exige la declaración de la emergencia laboral y se prohíban los despidos tanto en el Estado como en el ámbito privado hasta diciembre de 2017. De ser despedido algún trabajador antes de la fecha, deberá pagarse doble indemnización a la víctima. El proyecto fue acompañado por todo el arco opositor y duramente cuestionado por el ministro de Trabajo Jorge Triaca, argumentando que no ayuda a crear nuevos empleos. Como si echar gente lo hiciera…
No solo eso, sino que todo el bloque oficialista tildó de “inconstitucional” el proyecto presentado. “Hay que esperar que el desempleo llegue a dos dígitos” argumenta el diputado PRO Daniel Lipovetzky con la tranquilidad de alguien que no tiene apuros económicos o, como diría la vice Michetti, como “una persona normal”. Aún si el proyecto logra avanzar, no se descarta que, fiel a su republicanismo de cartón, el rey de los globitos vete la ley en caso de ser aprobada.
Sube el Salario Mínimo Vital y Móvil un 30% pero esto no es suficiente ante una inflación que trepa a casi un 40% y que, según fuentes allegadas a la Casa de Gobierno, seguirá subiendo fuertemente hasta el mes de mayo y luego se irá graduando hasta llegar a un 3% al finalizar el año.
Mientras que el Ministro de Producción Francisco Cabrera reconocía que este año Argentina no va a crecer, Macri en reunión con empresarios les pedía invertir y generar empleo para intentar normalizar la economía, escuchando la visión y las necesidades del empresariado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *