Semana 11: Promesas sobre el bidet

Hace lo que yo digo, pero no lo que yo hago
Las modificaciones al impuesto a las ganancias, que prometían mejorar las condiciones de un pequeño grupo de asalariados, no fue más que un impuestazo sobre sectores que antes se encontraban exentos de su pago.
En un primer momento, se comunicó la suba del mínimo no imponible, medida que benefició a 180 mil trabajadores. Sin embargo, y gracias a la derogación del decreto 1242/13, aquellos asalariados y jubilados que percibían menos de $ 15 mil mensuales antes de 2013, deberán comenzar a pagar ganancias. De esta manera, alrededor de 220 mil trabajadores y 110 mil jubilados deberán abonar un impuesto, cuyas escalas siguen fijas desde el año 2000.Para empeorar la cosa, el presidente dio por tierra con el asunto y pateó la discusión hasta el 2017.
tmb2_642015_20150617001322
Pasando en limpio, a partir de marzo (y retroactivo a enero), un trabajador soltero o un jubilado tendrán que pagar ganancias si su sueldo mensual de bolsillo supera los $ 18.880. Lo mismo para los casados que cobran más de $21.940. Quienes tienen hijos, tributan aquellos con uno que ganen más de $23.470 y con dos o más hijos si su salario es mayor a $25.000. Vale aclarar que, como las paritarias siguen en veremos, la cantidad de trabajadores que deban pagar el impuesto puede elevarse notoriamente.
Así como aumenta el número de trabajadores que deben pagar el impuesto a las ganancias, también sube el dólar y la deuda externa. Sí, ya sé, nos va a decir que lo mismo leyó hace diez, ocho, seis e incluso dos semanas atrás en esta misma síntesis. El tema es que todas las semanas nuestra economía nacional se ve más devaluada y más endeudada, por lo que las decisiones escapan a nosotros. El dólar lleva 18% de alza en lo que va de 2016 (a lo que se debe sumar la devaluación del 40% de diciembre) y el Banco Central apenas interviene para contenerlo.

La modernización que atrasa
El gobierno de Mauricio se pasa tanto de moderno que se torna viejo, soso y conservador. Así es como el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, confirmó que está en estudio despedir a 25 mil trabajadores estatales más. Pensar que el llamado Estado Moderno tuvo como una de sus características fundantes la construcción de un aparato administrativo capaz de ordenar y hacer funcionar todas sus áreas. Estos tipos se quedaron con la parte del monarca absoluto a la hora de deconstruirlo y no con la importancia del capital humano. Hablando de reyes, la que pegó alto laburo fue Inés Zorreguieta, la hermana de nuestra reina Máxima de Holanda. Preste atención porque vamos a redactar una sola vez el puestito: Directora de Despacho y Mesa de Entradas de la Dirección General de Administración de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de la Presidencia de la Nación.
Tan complejo es el asunto del cargo que Macri tuvo que designar a Doña Inés en forma excepcional ya que no cumplía los requisitos necesarios para obtenerlo. La Sociedad de Beneficencia de la oligarquía que le dicen…

Macri y su encuentro con los organismos de DDHH
Los organismos de derechos humanos tuvieron su primer encuentro con el presidente Mauricio Macri. La reunión de una hora se realizó en la Quinta de Olivos, en un escenario de fría cordialidad. Llevaron al encuentro un documento en el que manifestaban “una profunda preocupación por los aspectos centrales de las políticas de derechos humanos en el país”.
macri-estela
En línea con la presentación hecha hace un mes en Jefatura de Gabinete, señalaron la necesidad de continuar las políticas de Estado en el proceso de memoria, verdad y justicia. Inquietud por los despidos y por el protocolo de seguridad impulsado por el gobierno como cerrojo a las manifestaciones callejeras. Recordaron la ilegalidad de la detención de Milagro Sala y le pidieron al gobierno que la visita al país del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no sea un obstáculo para la tradicional movilización a la Plaza de Mayo, esta vez con el fondo del 40 aniversario del golpe militar. Este fue uno de los pocos puntos sobre los que obtuvieron respuesta. Macri se comprometió a “liberar” la plaza ese día y sus ministros anunciaron que Cancillería iba a coordinar los movimientos con la embajada norteamericana. También le reclamaron que pida a Obama la entrega de archivos aún no desclasificados por el gobierno estadounidense sobre el período dictatorial. El presidente contesto con un gesto. “Ah, no sabía que eso existía”, dijo sin ningún tipo de rubor.
En la reunión hablaron de la logística de seguridad que puede complicar la marcha programada a Plaza de Mayo: “Le pedimos al presidente que nos garantice a todos las plazas del país”, dijo Pisoni en la conferencia de prensa posterior. Quedó hecho el pedido explícito para que el presidente pida la desclasificación de documentos de Estados Unidos sobre la represión en la región, que puede servir recordó Carlotto mas tarde para encontrar a los hijos que faltan, para encontrar datos de desaparecidos y de represores. Y también cooperación en el pedido de extradición del represor Roberto Bravo por su participación en la masacre de Trelew.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *