¿Seguridad o Soberania Alimentaria?

Por Ludmila Pirogiv

Generalmente oímos hablar de la seguridad alimentaria, una suerte de reivindicación sobre la urgencia de los pueblos por garantizar la comida diaria. Sin embargo, existe una lucha cotidiana que dan cientos de familias y que hacen en realidad a la soberanía, al derecho a comer y comer bien. De eso se trata la soberanía alimentaria, que resulta un concepto más integral para comprender la importancia que tiene pelear por la tierra, la producción y el sustento colectivo.

La Soberanía Alimentaria es el derecho de los pueblos de definir sus propias políticas y estrategias sustentables de producción, distribución y consumo de alimentos que garanticen el derecho a la alimentación para toda la población, con bases sobre la pequeña y mediana producción, respetando sus propias culturas y la diversidad de los modos campesinos, pesqueros e indígenas de producción agropecuaria, de comercialización y de gestión de espacios rurales.

Si lo entendemos así, la creación de la Subsecretaría de Agricultura Familiar representa una política pública de fomento de la soberanía alimentaria ya que trabaja con agricultores familiares para que puedan seguir en sus espacios rurales, produciendo su alimento y vendiendo los excedentes, respetando sus gustos, culturas.

Actualmente se está trabajando en el fomento de la agricultura familiar, distribuyéndose semillas producidas en Argentina y varietales, lo que significa que se pueden obtener semillas de las plantas obtenidas, no así con las híbridas promocionadas por las grandes empresas transnacionales de las cuales no se pueden obtener semillas con buenos resultados. Esto también es soberanía alimentaria ya que se trata de recuperar la soberanía sobre las semillas, el origen del alimento. Con los alimentos trangenicos esto es imposible; pero con el fomento de la agricultura las familias aprenden a seleccionar las mejores plantas, a las que dejaran florar para conseguir nuevas y mejores semillas.

Existen diferentes políticas que permiten avanzar en este camino soberano, como las que se llevan adelante desde “Pro huerta”. Desde allí se busca promover la creación de huertas orgánicas para el autoconsumo, cubriendo parte de la alimentación de la familia con alimentos frescos, libres de químicos.

En la misma línea, actualmente se fomentan las ferias Francas o de productores en donde se comercializan los excedentes de producción, respetando los modos de comercialización o intercambio pre existentes y ofreciendo a la comunidad alimentos frescos, de buena calidad y a precios justos, garantizando el derecho a la alimentación para toda la población.

A partir del análisis de las zonas de producción y teniendo en cuenta las dificultades que surgen para promover la soberanía de manera completa, ha sido necesario trabajar y financiar proyectos de infraestructura para obtención de agua, la cual también es considerada un alimento y no muchos tienen acceso a la misma. Siendo este elemento indispensable para la producción de alimentos.
Este año se creó Área de Tierras, para pelear por el derecho a la tierra de quienes la trabajan. Resolviendo con ello la gestión de espacios rurales.

El 16 de Octubre se celebra el Día internacional de la Soberanía Alimentaria y desde la FO.N.A.F se busca re-significar esta fecha porque la Agricultura Familiar es desde donde realmente se puede erradicar el problema del hambre en el mundo.
Resulta importante distinguir entre la seguridad y la soberanía, ya q esta última es ni más ni menos que el derecho de los pueblos a la producción de alimentos sanos y nutritivos, producidos en forma sustentable y ecológica, accesibles y culturalmente adecuados, mientras que postula la libre decisión de los pueblos sobre cómo organizar la producción y el sistema alimentario poniendo en el centro de la escena a quienes producen, consumen y distribuyen los alimentos por encima de las exigencias del mercado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *