Se firmó el acuerdo entre Aten y el gobierno

Finalmente, el miércoles 12, y tras un mes de conflicto, el ejecutivo provincial y el gremio Aten firmaron el acuerdo paritario. El mismo reconoce un 8% del poder adquisitivo perdido por la inflación del año pasado e incrementa en forma progresiva y hasta enero de 2018 un 30,5% el valor punto de los salarios básicos.

A su vez, las y los trabajadores de la educación verán incrementar su sueldo en forma trimestral en base al aumento del IPC a partir de la conformación de una comisión integrada tanto por representantes de Aten como del gobierno.

Por último, la provincia se comprometió a abonar una suma no remunerativa de seis mil pesos a pagar: $3000 entre el 20 y el 25 de abril, y tres cuotas de $1000 para los meses de abril, mayo y junio (todo por cargo o proporcional a las 18 horas). Uno de los reclamos en este sentido era el hecho de que el aporte sería en negro. No obstante, el gobierno confirmó que la suma también la recibirán las y los jubilados en base a un aporte no reintegrable del poder ejecutivo al ISSN (echando por tierra el desfinanciamiento al que se suele someter al Instituto).

Al acuerdo se llega luego de un largo mes de conflicto en el que la política de desgaste y evasivas fue la característica del gobierno del MPN, mientras que la actitud del gremio se concentró en la movilización, la participación y el debate como hace muchos años no se veía. En este sentido, el hecho de que el gobernador Gutiérrez nunca se haya expedido sobre la situación de la educación en Neuquén es una muestra de la incomodidad en la que se encontró el régimen provincial ante la contundencia de las actividades propuestas por Aten.

Por esto mismo, los resultados del mes de huelga son desparejos. Por un lado, el gobierno de Gutiérrez (representado en la figura del ministro Gaido) no pudo imponer su proyecto de aumento del 17% ni fortalecer el ajuste sobre la educación pública que el alineamiento con la gestión nacional de Macri pretendía. Por otro, las y los trabajadores de la educación lograron una respuesta integral al pliego inicial ya que no sólo se obtuvo una suba salarial sino también el compromiso de la no armonización de la caja jubilatoria, del aumento en las partidas para refrigerio y de la finalización de las obras en infraestructura que impiden el normal funcionamiento de las escuelas.

En este sentido, Aten sale fortalecido, sobre todo porque logró mantener una unidad clave para los conflictos futuros y una capacidad de participación y debate como hace años no se tenía. La contundencia de movilizaciones como la Marcha de los Guardapolvos Blancos resultaron claves para obtener un triunfo que, además de gremial, es político ante el contexto de ajuste y recesión que vive el país.

Por Emilio Cortese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *