Resumen internacional del 2016

Estos fueron algunos de los hechos que marcaron el rumbo de la política internacional en este movido y preocupante 2016 cuyo eje fue la inclinación en las diferentes partes del mundo a una derechización hasta llegar a casos extremos, y una creciente conflictividad entre Rusia y los Estados Unidos que hace rememorar viejos tiempos bipolares.

Para empezar, casos paradigmáticos de esta tendencia mundial fue el Brexit que dejó afuera al Reino Unido de la Unión Europea y el triunfo de Donald Trump en las elecciones del 9 de noviembre en Estados Unidos.

Mientras tanto en nuestra región, la llegada al poder de Michel Temer mediante un Golpe Institucional a la presidenta electa Dilma Roussef del PT, viene a consolidar el movimiento liderado por los sectores concentrados de cada país, y que el año pasado tuvo su coronación con el triunfo de Mauricio Macri en Argentina. También en Perú se dio el triunfo de la centro-derecha liderada con Pedro Pablo Kuczinsky quien le ganó a la derecha (lisa y llana) de Keyko Fujimori (hija del ex mandatario Alberto Fujimori).

Esta situación a nivel continental sirve, a su vez, a los intereses de la súper potencia del norte de aislar a una Venezuela que aún resiste cada uno de sus embates. El crecimiento de una oposición dispuesta a todo lo que sea necesario para que Nicolás Maduro deje el poder lo antes posible, acusándolo de dictador y de ser el 100% culpable de la situación social, política y económica que vive el país caribeño, es la clara muestra de que los intereses de los verdugos son mucho mayores que derribar al socialismo bolivariano.

Del otro lado del Atlántico, el panorama viene marchando de la misma manera a pesar del triunfo de los verdes en Austria el mes pasado y del rol que Rusia está jugando en la política internacional.

En España, luego de vaivenes políticos que tenían paralizado al gobierno, el PP, tras arduas negociaciones con otras fuerzas políticas, pudo seguir en el poder, relegando a una izquierda liderada por Podemos como tercera fuerza por debajo de los opositores moderados del PSOE. Ante un partido socialista cada vez más debilitado en Francia, la derecha pero también la ultraderecha se consolidan para las elecciones del año próximo para suceder a Hollande.

Los atentados a mediados de año en Francia y recientemente en Alemania, siguen siendo coletazos de un conflicto en Medio Oriente que en este momento se ha centrado en Siria. Es un contexto complejo donde la geopolítica mundial se juega aún en un pequeño escenario de Guerra Fría entre intereses rusos y estadounidenses y donde (sumado la lucha contra el ISIS) han encontrado su propio chivo expiatorio.

A pesar de este panorama, un tanto sombrío que nos deja este 2016 también hubo noticias buenas, de resistencia a esta marea negra. Así, el triunfo de los verdes en Austria o la firma de la paz en Colombia (más allá de la derrota plebiscitaria), conformaron rincones de resistencias ante esta andanada reaccionaria.

Por último, pareciera que la muerte de Fidel Castro acontecida hace pocos días atrás viene en forma de un mal presagio, y sirve como caldo de cultivo a los extremos diestros, quienes van ganado (por ahora) esta puja. Quedaría por ver cuales serán a caso las nuevas estrategias de las izquierdas ante este nuevo panorama.

 

Por Valentín Steimbreger

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *