Reino Des-Unido: Terror, Brexit y Escocia

Esta semana el atentado en cercanías del Parlamento británico actuó como eje estructurarte de las noticias internacionales. Sin embargo, este hecho no debe tapar el sinuoso camino en el que se encuentra la política británica después del Brexit y su efecto rebote, Escocia.

Según la investigación policial, el ataque terrorista fue perpetuado por un hombre (aparentemente de los llamados lobos solitarios) causándole la vida a 5 personas (entre ellos el agresor, abatido por la policía) y dejó a más de 20 personas heridas frente al Parlamento. El atacante fue identificado como Adrian Russell Ajao (Khalid Masood después de convertirse al islam). Se trata de un hombre de nacionalidad británica y que habría tenido problemas con la ley desde joven, pero que desde hace 13 años no incurría en inconvenientes hasta este momento, al parecer solo, con un coche y un cuchillo. Según el historial policial, el sujeto tenía varias condenas por agresiones, daños físicos graves, posesión de armas y delitos de desórdenes públicos. Si bien, el Estado Islámico se adjudico el hecho aún no está claro si el grupo tenía participación directa en el incidente.

Este hecho se suma a una compleja situación en el ámbito político inglés. Esta semana se le puso fecha al divorcio con la Unión Europea que comenzará el 29 de marzo con su proceso de separación invocando el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea que activará oficialmente el trámite ante el Parlamento y se remitirá una carta a Bruselas (capital de la Unión Europea). Tras recibir esta misiva, el Consejo Europeo aprobará las líneas de negociación con Londres. Vale aclarar que el citado artículo, contempla la posibilidad de que un Estado miembro decida voluntariamente abandonar el bloque, en un procedimiento que no está detallado, pero sí establece un plazo de dos años para alcanzar un acuerdo y abre la posibilidad de una prórroga.

Recordemos que el 23 de junio pasado se realizó el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, y allí la opción por el NO se impuso por estrecho margen. Sin embargo, en la votación, Escocia, Irlanda del Norte y Gibraltar, además de la mayoría de Londres, predominó la opción de la permanencia.

Este último punto es el que nos obliga hablar nuevamente de Escocia que ahora, exige un nuevo referéndum de independencia bajo la resistencia del gobierno conservador de Teresa May y frente a la puesta en marcha del Brexit. La ministra principal escocesa Nicola Sturgeon del Partido Nacionalista Escocés presentó ante el Parlamento autonómico una moción en la que pide permiso para negociar con el gobierno británico los términos de un segundo referéndum de independencia para la Nación, y que por lo visto contaría con los votos necesarios para llevarla a cabo.

Como vemos, son solo algunos hechos que demuestran las contradicciones latentes en un Reino que no escapa (aún que quiera) al panorama europeo reaccionario y de des-unión.

Por Valentín Steimbreger

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.