REFORMA TRIBUTARIA: Menos dinero para Anses

Luego de aprobar la Reforma Previsional que recorta los incrementos en jubilaciones, pensiones y asignaciones universales, el gobierno nacional avanzó con la Reforma Tributaria, complementaria de la primera y que pasó sin escollos, aunque con modificaciones, las dos cámaras legislativas.

Los principales puntos de la reforma son:

IMPUESTOS AL CONSUMO

– No hubo modificaciones respecto de la alícuota de Impuestos Internos sobre gaseosas y analcohólicas la iniciativa era elevar al 17 % laalícuota actual del 8% pero no prosperó.
– Las cervezas industriales pasarán a pagar una alícuota del 14% respecto del 8% actual, mientras que las artesanales seguirán con la actual alícuota.
– Se reduce a la mitad la alícuota del IVA para carnes de pollo, cerdo y conejos, igualando la alícuota que paga la carne vacuna desde 1.998.
– Disminuyen la alícuota de Impuestos Internos a ciertos bienes: motos, autos de alta gama y celulares.
– Los servicios de entretenimiento vía web pagarán el 21 % de IVA (Netflix, Spotify).

El efecto de estas modificaciones sobre el consumidor en general es difícil de predecir, en principio subirán los precios de los que aumentan las alícuotas. La carga de esa suba la soportarán tanto los consumidores, por el aumento de precios, como los productores, por la disminución de ventas. Cuánto soportará en proporción cada sector depende de la reacción que tenga la demanda de cada bien a un incremento en el precio de ese bien. Este concepto se llama en economía Elasticidad Precio de la Demanda, en general los bienes de primera necesidad tienen baja elasticidad precio, por lo que cualquier incremento en los precios lo soportan en mayor proporción los consumidores.

IMPUESTO A LAS GANANCIAS

– Las empresas tendrán reducción de alícuota si reinvierten sus ganancias, es decir por las ganancias no distribuidas, pasarán de pagar un 35 % (alícuota actual) a pagar un 25 %.
– Seguirá la exención de Cooperativas y Mutuales.
– Las indemnizaciones por despido y acuerdos de retiro voluntario que superen los montos no imponibles previstos por la ley, pagarán Impuesto a las Ganancias. Una medida bastante antipática, el trabajador pierde el empleo y paga Ganancias, no suena muy alentador.

CONTRIBUCIONES PATRONALES

– Los empleadores por cada empleado en blanco, pagan un concepto llamado Contribución Patronal, ésta contribución tiene dos destinos, una parte va hacia Anses para financiar las jubilaciones y pensiones y, otra parte va a las Obras Sociales, por su parte los empleados en blanco sufren un descuento de su sueldo bruto en concepto de Aportes Personales que tienen el mismo destino una parte al Anses y otra a la Obra Social del trabajador. La Reforma prevé que los empleadores no paguen las Contribuciones Patronales por sueldos de hasta $ 12.000 en el año 2022, la exención será gradual y comenzará con un monto exento de $ 2.400 en 2018 y se incrementará año a año hasta llegar a $ 12.000.

ANSES

Como consecuencia de esta modificación y de otras como la quita del 20% de la recaudación del Impuesto a las Ganancias que antes iba para el organismo, la financiación del Anses se reducirá de manera importante. Por eso, la Reforma Tributaria es el complemento necesario de la Reforma Previsional aprobada en medio de protestas sociales la semana pasada.

La reforma tributaria no modifica la estructura regresiva del sistema tributario Argentino, cuya principal recaudación la genera un impuesto al consumo como el IVA. Por otro lado, evidentemente los beneficiados con esta reforma son el sector empresario, mientras que los trabajadores, jubilados y consumidores no obtienen muchas mejoras y en algunos casos ven empeorada su situación.
En general uno espera que los tributos sirvan para mejorar y lograr mayor igualdad en la distribución del Ingreso, es decir que el Estado recaude de los sectores más ricos de la población y distribuya en los sectores más desfavorecidos de la misma. No parece ser el espíritu de esta Reforma, ni de la Reforma Previsional, ni del Presupuesto 2018, aprobado también en estos días.

 

Por Diego Andrada

Contador Público

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *