QUE LA VIOLENCIA NO TE SEA FAMILIAR

Por: Maria Pia Borghero
La violencia es impotencia, es no poder algo por las buenas, entonces se hace por las malas. La historia de deconstrucción de la violencia ya está en marcha: en los barrios, en cada casa, en las calles, en los espacios públicos y privados. Camina a paso lento a veces, apura el recorrido en otros tramos. Pero hay una realidad innegable: no puede detenerse.

Ni una menos entre nosotras, ni una menos entre nosotros…
Muchas más unidas, generando un tejido de tantos hilos, que no se pueda cortar, una trama que nos sostenga en la búsqueda de justicia y paz.
Muchas más mujeres libres del dolor de la violencia, libres de ser propiedad de otro, tomando en solidaridad la palabra.
Muchos más hombres, resolviendo la rutina, los problemas de cada día, las penas, las broncas con las buenas palabras, y con los buenos acuerdos…”hoy por ti mañana por mí”.
Much@s m@s, mujeres y varones, humanos adultos, compartiendo la crianza de las hijas y los hijos, enseñándoles desde pequeños a resolver lo que nos apena y enoja, sin violencia, con paciencia, con palabras que digan cómo se sienten y orejas que escuchen amorosamente.
Muchos más hombres aprendiendo desde paternar, a disfrutar de la ternura de l@s hij@s, a no ser los únicos responsables de la economía de la casa, libres de poder llorar, libres de tener que poder siempre.
Muchos más hombres libres de la vergüenza de la violencia, de los mandatos de “ser machos” a cualquier precio, comprometidos a construir esta nueva Paz.
Muchas más personas liberadas de la cascada de la violencia: el niño que la recibe, de hombre la repite, de niña aprende a aguantar , de mujer la recibe y la repite en los hijos ,y los niños …y así “no se termina más…”
SÍ se termina, SÍ es posible terminar esta siniestra danza y ponerle fin.
Nunca más “porque te quiero, te aporreo”, que la propiedad y el amor se separen para siempre.
Nunca más “Entre peleas de marido y mujer, nadie se debe meter”
Nunca más “Los de afuera son de palo”, “El comedido siempre sale jodido”, ”Es cosa de ellos…” ,”En algo andaría…, “Quien mal anda mal acaba …”.
La violencia es una cuestión de derechos humanos, no de vida privada. Si no queda en una pobre vida, privada de Vida.
No meternos en mutuo cuidado de nuestros familiares, vecin@s y amig@s, es y ha sido muy caro para nuestra historia, culpar a las víctimas nos denigra, nos hace menos personas, menos Pueblo.
Por eso el Estado, garante de derechos, legisla contra la Violencia Familiar: en nuestra provincia Ley 2785, en nuestro país nacional 24417.Nada como ir junt@s a la par, la pareja humana, sin violencia posible, que la palabra respetante sea entre nosotros.

¡Ni una menos!

Materiales de referencia:
-Lo que me enseñaron las mujeres y los hombres en 10 años de grupos en Andacollo.
– Elena de La aldea, Michael Kaufman , Las siete P’s de la violencia de los hombres.
“Porque te quiero te aporreo”: Los refranes como estrategia discursiva para la legitimación del maltrato conyugal .

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *