Plan de vuelo

Por Gustavo Villamayor

En el marco del actual proceder de Cambiemos, una vez más, el Ejecutivo Nacional expone su lúcida impericia administrativa al aprobar la resolución 1383/2018 para la prestación de servicios aeronáuticos entre Fadea y la Fuerza Aérea Argentina. Este entendimiento contractual, por la módica suma de $1.587.683.582, se implementará con un devastador formato financiero.

Este costo es uno más entre las cuentas del activo en el asiento contable que más converge en el debe contra el haber de las cada vez más exiguas reservas permanentemente hiperventiladas del Tesoro Nacional. Así, Cristine Lagarde aplica la máscara de oxígeno de mala calidad del FMI con la puerta abierta por los sicarios económicos locales.

En esta ocasión, el victimario es el actual Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación y encubierto Presidente en ejercicio del grupo hipermercadista “La Anónima”. Supuestamente, el objetivo de la prestación por esta inversión, será dotar con aviónica militar de última generación con el correspondiente armamento a la actual flota de combate aéreo que esta gestión de gobierno, hasta el 10/11/2019 considera obsoleta.

Lo más llamativo, es que los aviones elegidos para  recategorizar son los IA – 63 Pampa, cuya ingeniería y ejecución fue llevada a cabo entre la gestión del Presidente Néstor Carlos Kirchner y La Presidenta Cristina Fernández. Entre otros objetivos  de fabricación -hoy suspendida-, se proyectaba, no solo evitar un suceso como este, sino perfeccionar un producto de alta performance  en el mercado mundial de la tecnología militar.

No así, los Loocked Hércules C – 130 norteamericanos, transportadores de tropas, carga y equipamiento: máquinas de hasta más de cincuenta años en uso, así como los Dessault Mirage I y II franceses que todavía prestan servicio, no recibirán el mismo tratamiento: tanto, que sería lo más apropiado. Pero no. Dado el contexto, estos equipos ni siquiera podrían salir del hangar.

En este contrato, en lugar de especificar el Inventario de Reparaciones requeridos para poder certificar su aeronavegabilidad, se sintetizó la información consignando la sola incumbencia de Fuerza Aérea con el rótulo de secreto militar. Se eximen así las partes de toda explicación acerca de cuál sería la compañía de seguros que habría de responder por un siniestro de estas magnitudes en este avaro escenario de alienación económica.

Esta fuga de casi 1600 millones, será transferida a la jurisdicción 45 – 23 del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea para este 2018. Ya en junio de este año, el Ejecutivo Nacional aprobó la compra de seis cazabombarderos Mirage (como los ya existentes en el arsenal aéreo) que datan de 1978, retirados del servicio activo de la fuerza aérea francesa el 12 de junio de 2016.

Paralelamente, Marcos Peña Braun, oficializó la pérdida de 340 millones por estos aviones más un lote de rezagos y bulonería al peso, donde se revuelve y se encuentran chapas, tornillos y alambres de origen francés. Ésta es la dispensa tecnológica a los técnicos de Fadea, los que también lidiarán con otros once cazabombarderos Super Etendard de la aviación naval comprados en 1980.

Todo esto refiere a equipamiento fuera de servicio por falta de logística y mantenimiento. Los técnicos hacen funcionar la fábrica a pesar de que Fadea sufre apremios laborales de cuyo sometimiento se desprende la constante amenaza del despido en el actual contexto de desguace de la Industria Nacional.

Por supuesto, los proveedores franceses solicitaron una dispensa legal, consignando la respectiva falta de documentación como condición sine qua non de venta sobre la condición de rezago industrial de la operación.

Se desconocen, por lo tanto, las correspondientes certificaciones aeronáuticas según normas internacionales vigentes para el uso de material vencido en la actividad aeronáutica; confirmando nada menos, como este gasto son otros 1600 millones más, cuyo plan de vuelo, cuarenta y cuatro millones de Argentinos desconocen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.