El PJ neuquino con perspectiva de género

El sábado se discutirá una reforma a la Carta Orgánica que promueve la desafiliación y prohibe la ocupación de cargos por parte de denunciados por violencia de género y quienes incumplan con la obligaciones parentales como la cuota alimentaria.

Este primero de septiembre se llevará a cabo el Congreso Provincial del Partido Justicialista en Zapala. Entre los diez puntos que debatirán les congresales peronistas se encuentra la modificación de la Carta Orgánica partidaria para aplicar sanciones a sus afiliados denunciados por violencia de género o familiar. La propuesta, presentada por el Frente de Mujeres Nacionales, Populares y Feministas, “Empoderadas” en el último congreso partidario a principios de este año, contaría con el aval de la mayoría de los miembros de este órgano.

La modificación introduce la perspectiva de género al partido por medio de la ley Nacional 23.485 de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia de género, leyes provinciales 2785 y 2786, ley nacional 26.061 y provincial 2302 de protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes. Mediante su aplicación se propone sancionar con suspensión, desafiliación o expulsión, a aquellos afiliados que sean denunciados en la justicia bajo los márgenes de éstas leyes. De esta forma, además de expulsar a los afiliados denunciados por violencia hacia las mujeres, podrían expulsar o no dejar ocupar cargos a aquellos hombres que hayan ejercido violencia familiar, como por ejemplo, no pasar la cuota alimentaria establecida por la justicia.

“El objetivo que se persigue con esta modificación es proteger a las compañeras, niños, niñas y adolescentes de las violencias ejercidas por compañeros a fin de garantizar la militancia de las mujeres, quienes generalmente, dejan de participar en las organizaciones. Además creemos que nuestro partido debe adecuarse a las leyes que protegen a les más vulnerables de la sociedad, votadas durante los últimos gobiernos peronistas, siendo así acorde a los principios que sostenemos”, sostuvieron desde el frente de mujeres.

En su último congreso, el partido había sido el primero en la región en aplicar las leyes de paridad de género en los cargos partidarios. Esta vez, se propone dar un paso más en los derechos de sus afiliadas, con modificaciones a su Carta Orgánica que no son requeridas legalmente por legislación nacional pero que las mujeres del partido consideran fundamentales para la función democrática de un partido. “Basadas en la idea de que lo personal es político, consideramos que quienes ejerzan violencia de este tipo o no se hagan cargo de la manutención de sus hijos, no deberían contar con el aval del partido para ocupar la función pública, esto es un primer paso para ello”, afirmaron en un comunicado mujeres del frente Empoderadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.