Persecución policial a las organizaciones populares

En agosto fue en Córdoba, durante las elecciones de octubre en Mar del Plata, el fin de semana pasado los allanamientos llegaron a Neuquén

“No queremos mano dura, exigimos que frene el exterminio y la expropiación al pueblo Mapuche y la libertad a todxs lxs presxs políticos”

El sábado pasado se creó un clima enrarecido en Balsa Las Perlas, Cipolletti y Neuquén. Desde las 8 de la mañana la policía irrumpió en las casas de militantes políticos y sociales. Sucedió en dos provincias, lo cual muestra una cooperación que parte de una política nacional.
Entraron en las casas de compañeres del PTS y el Frente de Izquierda, de la Liga Che Comunista y del colectivo Traunche, de la Comisión de Derechos Humanos y Género Newken, de Familiares y Amigos de Luciano Arruga, comunicadores populares de Radio Zona Libre y hasta en la casa de Eduardo París ex detenido-desaparecido… ¿el punto en común entre elles? Todes participantes de la multisectorial de agrupaciones que exige la liberación del lonko Facundo Jones Huala. A la lucha contra la persecución la respuesta es más mano dura.

Según la orden de allanamiento, el objetivo era buscar cartelería manuscrita, sustancias iniciadoras de fuego o inflamables, materiales para la confección de cartelería o facturas que acrediten la compra de ese tipo de materiales, instrumentos para la confección de esténciles y esténciles, computadoras, tablets, notebook, pendrives, armas de fuego, papeles personales como agendas, pinturas y simbología mapuche, prendas de vestir con identificación de agrupaciones y todo elemento relacionado a la RAM.
El fiscal general José Gerez declaró que buscan a un grupo radicalizado que “nada tiene que ver con el pueblo mapuche”, pero entonces… ¿qué hacían en las casas de militantes que desarrollan una actividad pública y legal en favor de los derechos humanos, la lucha de les trabajadores y de los pueblos originarios? Una vez más justifican la persecución política inventando un fantasma, buscan demonizar a les luchadores para continuar con su política contra los pueblos originarios. Es la misma política que desarrollaron en cada marcha por la aparición con vida de Santiago Maldonado, infiltrando policías “tirapiedras” para desvirtuar y justificar la represión. Los terroristas son ellos que esta mañana desalojaron en un operativo que fue una auténtica cacería a una comunidad mapuche a orillas del lago mascardi, llevándose entre les detenides a 5 menores ¡de entre 2 y 10 años!
La fecha tampoco fue casual, como denunciaron las víctimas en conferencia de prensa, los hechos se produjeron a pocas horas de haber anunciado una nueva movilización para el 1 de diciembre, a cuatro meses de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado y por la libertad de Facundo Jones Huala y al día siguiente de una actividad frente al juzgado federal exigiendo la libertad y no extradición a Chile del lonko.
Los allanamientos en Neuquén se inscriben en un año en el que el macrismo desarrolló una escalada de persecución política, provocaciones y represión al servicio de hacer pasar políticas antipopulares. Van contra referentes y organizaciones populares para atemorizar a quienes quieran organizarse. Pero a cada acción represiva este pueblo responde con una acción organizada como lo demuestra la postergación de la reforma laboral ante el surgimiento de la Multisectorial de la Resistencia.
Ni los allanamientos sorpresivos, ni las persecuciones lograrán callar la lucha popular, porque los derechos no se negocian.

¡Libertad a Facundo Jones Huala y a todxs lxs presxs políticxs!

Por Micaela Asiner

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *