Pequeño Mauricio Ilustrado

Para poder comprender la nueva etapa política del país, gobernada por la alegre cofradía de la revolución del frente Cambiemos, nos pareció necesario proponer a nuestro público un diccionario que pueda guiarnos en el conocimiento de los vocabularios que rigen nuestra vida.

ALEGRÍA: sust. fem. Estado de ánimo de euforia contagioso que se origina en la obtención de los objetivos propuestos o en la satisfacción de los deseos más recónditos. Se la puede encontrar en pantallas de televisión, diarios y revistas. Sirve para adormecer y para explicar cómo se van a resolver las cosas sin intervención humana ni divina. Nuevo nombre de la política conservadora.

BUITRE: sust. masc. Ave carroñera. Dícese de aquellos acreedores que, inspirados en “El mercader de Venecia”, no exigen ahora una libra de carne sino la carne entera de un pueblo.

GRASA: sust. fem. Tejido adiposo que se concentra en torno de los músculos. Algunos recuerdan que era blanca o color crema y se veía adosada a cortes de carne vacuna como el vacío, el asado y otros. Aplícase a los integrantes de la clase obrera como diminutivo -”grasitas”- y sinónimo de “cabecita negra”. En la acepción contemporánea, se le añade el adjetivo “militante”, para calificar cierto fervor desprolijo que causa náuseas en las clases acomodadas y cacerolos varios.

SINCERAMIENTO: sust. masc. Operación económica mediante la cual aumentan los precios de los productos y servicios pero no los sueldos, de manera de disminuir el consumo de bienes suntuarios como alimentos, telefonía, transporte, vestido, vivienda y medicamentos. De esta manera, entre otros beneficios, se logrará reducir el déficit energético por falta de demanda en la industria y se eliminará una gran franja de aportantes a la tercera categoría del impuesto a las ganancias por desocupación, subocupación o caída del salario.

Clarquén

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *