Película de la semana: La Ola (Die Welle)

“Die Welle”, también conocida como “La Ola”, es una película alemana del año 2008, dirigida por Dennis Gansel. El film está basado en el trágico experimento escolar de 1967, llamado “La Tercera Ola”, que se llevó a cabo en la ciudad norteamericana de Palo Alto, California. Los hechos, fueron adaptados por el director a la Alemania actual para la realización del largometraje.

Die Welle, cuenta la historia del profesor de ciencias políticas y educación física, Rainer Wenger, un ex ocupa y anarquista, quien, por decisiones ajenas a las propias, debe  enseñar autocracia a un grupo de estudiantes en el marco de una semana de proyectos organizados por el colegio que tienen como fin “resaltar el valor de la democracia”.

El primer día se plantea en el aula una pregunta esencial: ¿Es posible una dictadura en Alemania, en pleno siglo XXI? La mayoría de los alumnos coinciden en que es imposible y que la sociedad germana está muy por encima de eso.  Con el afán de poner a prueba esa máxima y a la vez, llamar la atención de sus estudiantes, Wenger articula unas clases muy practicas en las que resalta los atractivos de la autocracia: espíritu de grupo, ayuda mutua, ideales en común, simbología. Sus pupilos se entusiasman, pero es solo el principio.

El contexto de la película la hace  a la temática por demás atractiva, teniendo en cuenta que se desarrolla en el país que albergó al nazismo, un peso con el que esta nación deberá cargar mientras exista. Además, la producción trata temas  actuales con los que lidian los adolescentes como la presión de los pares, la exclusión social y la insatisfacción. Cuestiones con los cuales se puede hacer un paralelismo respecto las circunstancias que posibilitan una dictadura.

Para un país que también ha sufrido golpes de estado y gobiernos autocráticos, es una película más que recomendable. Pareciera que en Argentina, la consciencia respecto a estos asuntos había aumentado de manera exponencial en los últimos años, pero de vez en cuando se escucha un “esto con los militares no pasaba” que nos recuerda que nunca debemos bajar la guardia y que las posibilidades de volver a la oscuridad de un gobierno totalitario están siempre latentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.