Nuevos ministerios. Mismas Prácticas de Vaciamiento

El Gobierno Provincial presentó la Ley Orgánica de Ministerios para el período 2018-2019; la nueva estructura propuesta por el Ejecutivo provincial presenta algunos elementos preocupantes. En este artículo nos concentraremos en las políticas sociales.

Desde la creación del Ministerio de Ciudadanía los neuquinos asistimos a una duplicación de áreas y políticas pero con una clara diferenciación en materia de asignación de recursos; mientras que Desarrollo Social en la práctica ha quedado relegado a la mera asistencia de emergencia y sus áreas promocionales vaciadas presupuestariamente, el Ministerio de Ciudadanía se convirtió en la estructura vedette para la visibilización de políticas promocionales de derechos, pero sin efectivas herramientas de asistencia para las personas y grupos promovidos.
Entre otras tantas falencias observables, el gobierno provincial ha incumplido sostenidamente con la Ley 2302, cuyo órgano de aplicación es el ministerio de Desarrollo Social pero que, tal como se señalara, encuentra a las áreas específicas con una reducción y limitación para el acceso a recursos.
Esta fractura y la nueva modificación propuesta, que unifica a Desarrollo Social con el Ministerio de Seguridad y Trabajo, dan cuenta del perfil que el gobierno provincial tiene pensado para la gestión de áreas tan sensibles y necesarias para el desarrollo de nuestra comunidad.
En términos simbólicos, se deprecian las políticas de desarrollo social y trabajo, reubicándolas en el mismo lugar que el neoliberalismo noventista le asignara; programas de contención de la pobreza, asistencia y neutralización de procesos organizacionales, mientras que la unifican con el ámbito desde el que emanan las políticas represivas que el gobierno de Omar Gutiérrez ya ha puesto en marcha.
Como es característico en el Partido-Gobierno (MPN) se reserva un espacio para la contención de sectores que permiten el “como si” de políticas progresistas, anuncian y promueven eventos suntuosos pero reprimen y condicionan a los trabajadores que reclaman mejores condiciones laborales.
Por último, y en términos generales, cabe interrogarnos sobre la contradicción que el gobierno provincial presenta cuando incrementa sostenidamente la estructura de gobierno y la planta política, mientras desfinancia las políticas públicas y endeuda a los neuquinos.

Por Lorena Barabini Parodi

Trabajadora Social (UNC)

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *