Normales, blancos…PRO

En cuanto a los hechos políticos, la semanita macrista arrancó algo incomoda tras las repercusiones de la visita al Papa. La lectura de los gestos, la breve duración de la reunión y el intenso acatamiento al protocolo, dejaron la sensación de que algunas rispideces existen en esa relación.  Sin embargo, los voceros gubernamentales le restaron importancia a estos detalles y apelaron a su habitual discurso de la “normalidad”, afirmando que a partir de ahora las relaciones entre Argentina y el Vaticano serán institucionales y protocolares. Es evidente que el Sumo Pontífice no se pronunciará nunca en contra ni a favor de ningún gobierno del mundo porque no le corresponde. Lo que si se deja entrever es que los discursos que ha dado en Latinoamérica condenando las injusticias sociales, la pobreza y la exclusión, no van muy a tono con el verso lavadito de la “pobreza cero”, más cuando en la práctica no se ha vislumbrado n una medida que de aire a los sectores más empobrecidos.

Siguiendo con cuestiones protocolares, el inicio de las sesiones en el Congreso de la Nación distó mucho del  de años anteriores. A plaza vacía y con una lectura algo desprolija de un discurso de una hora, Mauricio Macri enumeró las medidas económicas que piensa llevar a cabo, dejando en claro la entrega de la soberanía nacional, pero bajo el pretexto de que la Argentina vuelve a entrar al mundo. Al mundo blanco, Europeo, Yanki. A ese mundo donde los dirigentes populares de Latinoamérica molestan, donde hablar de Derechos Humanos agobia y donde lo que importa es andar de la mano de las bancas internacionales, endeudarnos para ser un país creible.

Tanto molesta el “tercer mundo” que se le permitió al grupo Clarín sacar de su grilla de programación a la señal Telesur, icono de la comunicación anti monopólica en Latinoamérica. Tanto agobian los sectores populares que Milagro Sala sigue detenida sin ser juzgada por sus supuestos crímenes, aún ante denuncias de entes internacionales por la ilegalidad en la que estaría incurriendo la justicia jujeña, acompañada de la nacional y del propio Poder Ejecutivo.

Irrita tanto hablar de derechos humanos, que la justicia aprobó finalmente el uso de armas Taser en manos de la policía Metropolitana, que había pedido Macri en su gestión porteña. Este dispositivo, al disparar produce una descarga eléctrica que deja inmovilizado a quien la recibe. Hasta ahora, su uso en Argentina no estaba permitido y, no es un dato menor, se calcula que en Estados Unidos este arma produjo la muerte de al menos 600 personas

Siguiendo con los guiños del poder judicial hacia la nueva gestión, el Juez Bonadío citó a la ex presidenta Cristina Fernández a una indagatoria con motivo de la venta de dólar futuro. La denuncia realizada antes de las elecciones por los miembros de la Alianza Cambiemos Federico Pinedo y Mario Negri, fue tildada por parte de la oposición como una clara intención de persecución política y como una “pantalla” para entretener y tomar la foto de Cristina subiendo las escalinatas de Cómodoro Py mientras ellos le dejan al país la deuda más grande en 20 años. Estas críticas fueron hechas porque la denuncia es contra el Banco Central y no nombra en ningún momento a la ex presidenta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *