Ningún pibe nace chorro

Un estudio criminológico de la Fiscalía de Delitos Juveniles reveló que apenas el 2 % de los delitos en la ciudad de Neuquén son cometidos por adolescentes. El estudio estuvo a cargo del fiscal Germán Martín, con el que pudo concluir que las estadísticas no van de la mano con la idea de Pibe Chorro que sostiene la sociedad, sino más bien como un acto de rebeldía y referencia con el que los adolescentes mismos se identifican, ya que buscan hacerlo visible a modo de imposición y rivalidad ante otros adolescentes.

Según los resultados arrojados no se desmiente que los actos delictivos sean violentos, sino al contrario, se busca poner en juego la integridad física, de sí mismos y la de la eventual víctima y poder así captar atención e imponerse. Las estadísticas también desmienten el mito de que los adultos empujan a los menores a la delincuencia. La mayoría roba en el centro, donde hay más efectivos policiales y el riesgo es mayor. Si bien no se niega el consumo de estupefacientes en adolescentes, las conclusiones a las que se arribaron muestran que generalmente no están drogados a la hora de cometer delito.

La estigmatización del pibe chorro no es mérito del pibe en sí, sino una mala propaganda social con la que la gente se conforma y satisface para sostener la cómoda postura de que el antisocial, delincuente callejero roba y mata más que corrupto de corbata.

Fuente Diario Río Negro
Fuente Diario Río Negro

 

 

 

 

 

 

Por Yohana Berón

yohanaberon@manoamanonoticias.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *