Miltancia mata billetera. De las nuevas conducciones en el peronismo neuquino.

Por Gimena Gonzalez Eastoe y María Paz Colobig

En tiempos de desprestigio de la política ya sea por la avanzada neoliberal que busca deslegitimar cualquier espacio de disputa, o por los acuerdos superestructurales de quienes deberían constituirse como oposición real, no es menor el dato de aquellos sectores de militancia de base que logran, sin estructura mediante, llegar a ocupar cargos representativos dentro de las estructuras partidarias. Es el caso de la nueva conducción del PJ en la localidad de Plottier, donde la lista “Peronismo Neuquino”, conformada por jóvenes militantes y encabezada por una mujer, se logró imponer ante el clásico peronismo local liderado por la familia Riquelme.

 

El domingo pasado se desarrollaron las elecciones internas del PJ en 8 localidades de la provincia de Neuquén. Allí se eligieron representantes de los Consejos Locales y Congresales provinciales. Semanas antes, y tras fuertes negociaciones, el peronismo había logrado construir una lista de unidad para el Consejo Provincial donde en mayor o menor medida todos los espacios fueron representados: los peronistas clásicos, los ortodoxos, los peronistas más kirchneristas, los cristinistas y los anti kirchneristas. Este gran abanico no representa sin embargo construcciones territoriales reales sino que muestra la disputa de poderes personales que algunos personajes han ostentado durante un largo tiempo.

En este contexto, la elección de Plottier viene a mostrar que el tablero tembló y que comenzaron a cambiar no sólo los actores sino también las reglas del juego.

Acostumbrados a la política clientelar, aunque con menor desarrollo que la que maneja el partido del gobierno provincial, el peronismo en Neuquén ha sabido sostener durante muchos años lógicas punteriles y patoteriles que esta vez quedaron obsoletas. No alcanzó la foto al lado de Cristina, colgarse de su pollera y vociferar que son los únicos y leales a su conducción, porque en la práctica han sido muchas las organizaciones políticas y sociales que se identificaron con los gobiernos de Nestor y Cristina y que militaron el proyecto.

Tampoco alcanzó la movilización que Empleados de Comercio, identificados con Sergio Rodriguez y Fabrizio Torrelday, hizo durante toda la jornada. Se supo también del apoyo del actual intendente Andres Peressini que amablemente había indicado a los trabajadores municipales a quienes debían acompañar en esta elección. No alcanzó, tal vez, porque no se trata de amontonar, sino de construir unidad.

A quien si le alcanzó fue a Andrea Tubio que se proclama por estas horas como la presidenta del Consejo Local de PJ en Plottier. Andrea encabezó la lista de un grupo de jóvenes militantes identificados con el peronismo y el kirchnerismo. Docente, reconocida luchadora social, Tubio logró sintetizar los anhelos de un amplio espacio político que durante un año se dedicaron a caminar Plottier. Visitar afiliados, armar encuentros formativos, convocar a los más viejos peronistas y reconstruir la historia del peronismo en Plottier fueron los estandartes de su campaña.

Se trata de una elección disruptiva porque muestra que es posible ganarle a los “aparatos”, que es posible enfrentarse a los que parecen heredar los cargos por consanguineidad o favoritismo.  Es disruptiva porque gana en buena ley y lleva a los órganos del partido a un conjunto de jóvenes que creen en la política como herramienta de transformación social. También, y en sintonía con los tiempos que corren, se trata de una elección histórica porque es la primera vez que una mujer va a conducir los destinos del peronismo en Plottier.

Pero hay un actor social fundamental, sin el cual esta elección no hubiera sido posible: los afiliados. Se sabe que la oficialización de las listas estuvo atravesada por conflictos de intereses, donde los sectores tradicionales buscaron empañar la posibilidad de la interna. Pero más allá de eso, fueron los afiliados históricos los que decidieron poner su voto de confianza en este equipo del Peronismo Neuquino. El desafío será convocar y contener a todas aquellas nuevas voluntades que eligen el peronismo como un espacio necesario de articulación de las nuevas mayorías.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *