Más vecinos contra el tarifazo

Llegó el aumento de los servicios a la región de Neuquén y Río Negro, con la venia de los gobernadores. Bajo la excusa de que desde los noventa que no se aumentaba el gas, el gobernador Gutiérrez defendió la suba y afirmó que la misma era para ahorrar gas. Incluso, se dio el gusto de sostener que un aumento del 400% no está mal y que medianamente se puede pagar.

Las consecuencias ya se hacen ver. Como si fuera un espejo, los empresarios hoteleros trasladaron inmediatamente los nuevos costos a sus tarifas en toda la región. Para colmo no nieva así que la temporada está en veremos.

Por su parte, la fábrica FASINPAT recibió casi 8 millones de pesos de facturación, en momentos en que están frenados los proyectos de modernización tecnológica que había impulsado el anterior gobierno nacional.

El titular de Consumidores Libres, Héctor Polino, criticó duramente a los gobernadores de la Patagonia diciendo que no hay que avalar los aumentos del gobierno. Mientras Gutiérrez se hace el otro, Camuzzi confirma que ya envió las facturas con nuevas tarifas, la jueza Pandolfi de la ciudad de Neuquén no responde a los pedidos de amparo.

Ante esta situación, el pueblo ya comenzó a decir basta. A la multitudinaria asamblea vecinal y patagónica contra el tarifazo del día lunes, se le sumó la reacción de habitantes de la ciudad. En el día de ayer fue noticia el vecino del barrio Villa Farrel, que le puso un candado a su medidor de gas después de recibir una boleta con más de $1000.  El vecino Alfredo Echevarría sostuvo que tomó la “medida de acción directa, encadenando el nicho para que no me roben”, exclamó. Habrá que seguir su conducta para que esta estafa al pueblo se frene.

 

Por Sergio Aguilera

sergioaguilera@manoamanonoticias.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.