Más ajuste para Patagonia: quita de la “zona” en asignaciones familiares

Al ajuste que desata el decreto del gobierno nacional que quita el adicional de zona desfavorable a las provincias patagónicas se le sumaría ahora el fin de los subsidios a la región con el costo de vida más elevado del país.

El día 27 de Julio del corriente el gobierno nacional publicó en el Boletín Oficial el decreto 702/2018 sin la firma del presidente Ing. Mauricio Macri. Dicho decreto prevé la eliminación diferencial por región en el valor de las asignaciones familiares por hijo – las que obtienen los empleados en blanco-, con lo que se recortaría entre un 75% y 55% lo que reciben  las familias de los empleados públicos nacionales y los privados de las provincias patagónicas a partir del 1° de Septiembre.

La inminente llegada del FMI (Fondo Monetario Internacional) a la República Argentina sin lugar a dudas genero incertidumbre con respecto al rumbo del país. Precisamente, el acuerdo global con dicho organismo internacional contempla un plan de 50.000 millones de dólares para el país y otro monto de 5.600 millones del BID, Banco Mundial y el Banco de Desarrollo Latinoamericano, ex CAF, el cual está destinado a obra pública y programas sociales.

Los efectos del ajuste fiscal al que se sujetan las provincias como consecuencia del acuerdo alcanzado efectivamente será perjudicial para los ciudadanos. El oficialismo de la provincia de Neuquén acordó con Nación la sujeción a dichas reglas.

Otra de las medidas del gobierno fue la baja de los topes: hasta ahora, un grupo familiar, dos trabajadores en blanco con hijos reciben la asignación si sus ingresos no superan los $94.786. Desde Septiembre, el ingreso máximo será de $83.917. Si antes los ingresos de un integrante del grupo no podía superar los $47.393 (mitad de lo que puede percibir el grupo), ahora no podrán pasar los $41.959.

Se suma a esto la posible quita de subsidios al gas, al transporte y los combustibles en las provincias de la Patagonia como parte de las medidas para efectivizar el plan de reducción del gasto público solicitado por el FMI. Mientras tanto, el gobierno provincial se opone desde lo discursivo a estas medidas,  pero a la hora de levantar la mano en ambas cámaras siempre lo hace muy cerca del oficialismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.