Macri ¿basura o ignorante?

En una entrevista con el medio virtual norteamericano BuzzFeed, el presidente Macri dio una clara muestra de sus intenciones respecto a las políticas de Memoria, Verdad y Justicia. Durante la conversación con la periodista Karla Zabludovsky, Macri sostuvo que nuestro país vivió una guerra sucia, rechazó discutir alrededor de la cifra de desaparecidos y tildó de desquiciada a la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

Al ser consultado sobre la última dictadura cívico-militar, Mauricio Macri afirmó “la guerra sucia fue una horrible tragedia, lo peor que nos pasó en nuestra historia”. Al mismo tiempo, no se ruborizó al sostener que no tiene idea respecto al número de desaparecidos y que “no tiene sentido entrar en esa discusión”. “Es un debate en el que no voy a entrar. No sé si fueron 9 mil o 30 mil, si son los que están anotados en un muro o muchos más”.

Las palabras del presidente son un duro golpe a la política de Derechos Humanos instalada en nuestro país hace más de diez años. La lucha por Memoria, Verdad y Justicia que logró dar fin a las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, y a los indultos menemistas, permitió que toda nuestra sociedad conociera el genocidio perpetrado por la Fuerzas Armadas y sus cómplices civiles.

Sin embargo, no resulta casual que un empresario como Macri, tan beneficiado por la dictadura, declare lo que declare. El autodenominado Proceso de Organización Nacional vino a imponer un modelo económico neoliberal, apoyado por las grandes firmas locales a las que les tendió flor de mano haciendo pública su deuda privada. De esta manera, todos los habitantes de nuestro país le siguen pagando los desfalcos a empresas como el Grupo SocMa. En este sentido, las palabras del empresario Macri son reflejo de un discurso de clase.

El problema es cuando ese empresario es el presidente de la Nación y el representante del Estado. Hablar de guerra sucia es negar el plan sistemático de secuestro, tortura, violación y desaparición de personas que aplicó la dictadura. Hablar de guerra sucia, Mauricio, es poner en un mismo plano al militar genocida con el bebé robado. Hablar de guerra sucia es tergiversar la propia historia de las organizaciones revolucionarias, diezmadas varios años antes por la aun poco investigada Triple A.

Puede ser que la discusión no sea el número; pero sí es cierto que la discusión pasa por el intento de quienes hoy manejan el gobierno de eliminar una política de Estado que busca justicia y que nunca promovió la venganza para lograrla. Una política de Estado que es motivo de orgullo y reconocimiento en todo el mundo. Por esto mismo, tampoco es casualidad que en Tecnópolis se le plantee a los jóvenes que existe un número oficial de desaparecidos y que ese ronda los ocho mil.

Las palabras de Macri vienen a imponer una mirada cultural que no es la construida por el pueblo y desde el pueblo. ¿Quién puede estar de acuerdo con un presidente que propone el diálogo y el fin de la grieta y al mismo tiempo trata de desquiciada a una de las máximas referentes a nivel mundial en la lucha por los Derechos Humanos?

Macri, basura, vos sos la dictadura. Y además, un ignorante.

 

Por Emilio Cortese

corteseemilio@manoamanonoticias.com.ar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *