Los trabajadores de las telecomunicaciones en conflicto gremial

Los trabajadores de telecomunicaciones del país se manifestaron en disconformidad con la propuesta de mejora salarial ofrecida por las empresas del sector (Telefónica, Telecom, Personal, Movistar, Nextel y Claro). El aumento ofrecido, ha sido considerado insuficiente por la mesa de unión sindical, que ante la creciente inflación exige un 39% de mejora salarial.

Las firmas empresariales argumentan no contar con los recursos necesarios para recomponer los salarios de los trabajadores. De esta forma, los significativos aumentos en los abonos de los servicios que han afrontado los usuarios de telefonía no se condicen con el servicio que brindan estas empresas ni con la remuneración de su personal.

En el medio de una conciliación obligatoria que se dictó el pasado 7 de julio, acatada por la mesa de unidad sindical, que a pesar de los cuestionamientos decidió respetar para garantizar la continuidad en los puestos de trabajo,  se fijaron un total de 20 días hábiles en los cuales no se podrán tomar medidas de acción directa que perturben el normal desarrollo de las actividades. Según consta en el expediente ministerial, la conciliación resultó pedida expresamente por las empresas. Desde los gremios lo consideraron una forma de limitar el derecho a huelga para frenar los reclamos.
Según se afirma en un comunicado, es decisión de la mesa de unidad sindical no transcurrir esta negociación de forma pasiva sino mantener en forma activa la presencia en los puestos de trabajo y dar a conocer a la opinión pública la naturaleza del pedido, así como la irracionalidad e injusticia de la negativa empresaria.

En este comunicado, se le dedicó un párrafo aparte a la empresa Claro, afirmando que “no solo rechaza la recomposición salarial sino que además viola la ley no aplicando el Convenio Colectivo de Trabajo”. En el mismo documento se considera también que “como todo el movimiento obrero, el del sector de telecomunicaciones es víctima de un aumento desmedido de todos los servicios y alimentos disminuyendo, considerablemente, el poder adquisitivo de los trabajadores y sus familias”.
Ante esta postura, y considerando agotadas las instancias de dialogo, todos los gremios del sector se llaman a la unión y plantean una recomposición salarial de un 39% más un bono de emergencia como forma de reducir el impacto de la complicada situación económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.