Los petroleros discuten empleo, no salarios

Tras el arreglo a medias que impuso el ministerio de Trabajo de la Nación el fin de semana pasado en el ámbito petrolero, quedó claro que el sindicato que conduce el multifuncional Guillermo Pereyra optó por discutir la estabilidad laboral y las condiciones del empleo antes que salarios, como si siguiera el consejo de Alfonso Prat Gay.

De acuerdo con el diario “Río Negro”, en el primer trimestre del año, los puestos de trabajo en la actividad petrolera caen a un promedio de 17 por día. Esto pese a las escaramuzas sindicales que procuran la defensa de las horas taxi, los horarios extraordinarios, las viandas y otros beneficios. Lo cierto es que no cesa el drenaje entre despidos, retiros voluntarios, vacaciones y jubilaciones anticipadas.

Esta caída figura en la estadística de empleo elaborada por la cartera que conduce Jorge Triaca sobre la base de datos de la ANSeS, en el período diciembre-marzo, cuando cayeron unos 1.500 puestos. Esto evidencia la etapa de ajuste que afecta al sector petrolero, que se traduce en la tregua de 30 días que lograron las empresas para discutir las horas extraordinarias y la reducción de la jornada de trabajo.

El peor impacto se sufrió en las cuencas del sur, en especial en Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. De esta última provincia surgieron las críticas más contundentes contra Pereyra, quien tuvo que negociar contra los despidos, que afectaron fundamentalmente a las empresas de servicios y al personal no encuadrado dentro los dos gremios específicamente petroleros (administrativos, construcción).

La resolución de Triaca determinó un 30 por ciento de aumento salarial en tres tramos: 18 por ciento desde el 1 de julio; 5 por ciento en noviembre y el restante 7 por ciento en enero. Además, en julio los trabajadores percibirán una suma fija de 15 mil pesos. De esta manera, y con los camioneros (que obtuvieron 37 por ciento, también en cuotas), el gobierno puso un techo salarial a las paritarias, inferior a la inflación calculada para el año. Y ambos acuerdos serán el modelo para el resto de las negociaciones paritarias.

Pereyra, en una comunicación oficial del sindicato, destacó que “vamos a acatar la resolución ministerial pero todavía quedan muchos aspectos a trabajar. El acuerdo salarial no debe prolongarse más allá de 2016”. Y justificó el acuerdo porque, aunque el sindicato estaba solicitando un 40 por ciento de recomposición salarial por un año, “al tomarse a partir del mes de abril sería un 30 por ciento por nueve meses hasta enero, pero la vigencia del acuerdo no debería pasar del 31 de diciembre de 2016. Vamos a debatir esa cuestión”.

 

Gerardo Burton

gerardoburton@manoamanonoticias.com.ar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *