Los números y Jauretche (Escrito en 1936)

Por Jose “Tito” Quinteros

Pido disculpas anticipadas. Por la andanada de números con que me dispongo a ametrallarlos. Es cansador leer una ringlera de cifras disci¬plinadas como soldados y que como soldados obedecen a la voluntad, no siempre bien intencionada, del que los disciplinó.

Pero mis números tienen una virtud particular: están al servicio de sentimientos comunes. Quieren ser el apuntalamiento de información de la voluntad reivindicatoria que nos anima.
Por entre ellos circula una vida y una pasión. El número goza de una elocuencia particular, tiene un modo de convencer sobrio, profundo y perdurable. La palabra entraña un peligro en la inercia de su exclamación que arrebata con más facilidad y exalta, pero los entu¬siasmos y decisiones que provoca suelen ser efímeros como la flama sin calor de la hojarasca.
A nadie le son indiferentes los números, cuando los números se refieran a su propia vida. Los números de su propia vida apasionan a todos.

El número de pesos mensuales que recibirá en su empleo y el número de pesos que podrá gastar en comer, vestir o divertirse, son cifras habituales de la conversación cotidiana. Pero para ocuparse de los grandes números, en que la existencia colectiva se concreta, se requiere una sensibilidad especial y una educación particular. Se requiere que el lector o el auditor aprecie su propia vida como comprendida dentro del juego de esos números inmensos.

Se requiere que una educación previa le haya enseñado a sentirse una molécula inseparable del conjunto nacional y a comprender instintivamente, sin proponérselo en cada caso, que las fluctuaciones de su poder adquisitivo y el número de ale¬grías que tiene virtud para conquistar, son simples anécdotas involucradas en los números que determinan los movimientos conjuntos.
En una palabra, se requiere que el lector posea una fuerte conciencia nacional. Y ese no es el caso habitual entre nosotros, porque la disgregación del cuerpo nacional en pequeñas partículas y en pequeñas banderías, ha sido y es un propósito constantemente perseguido por los que aprovechan de esa des¬unión: los capitalistas extranjeros que expolian la tierra argentina y la oli¬garquía argentina al servicio de ese capitalismo.
Pero hay un tipo de lector y de auditor para el cual el número debe ejercer un atractivo excepcional: es aquel que, más que las necesidades personales, siente la responsabilidad de las necesidades colectivas.

COMPAÑERO JAURECHE 80 AÑOS HAN PASADO DEL DIA QUE UD. ESCRIBIO ESTO, ALGUNAS COSAS HAN CAMBIADO, PERO LA PELEA SIGUE IGUAL Y MUCHOS DE NUESTROS COMPATRIOTAS SIGUEN SEPARANDO EL MEJORAMIENTO DE SUS “NUMEROS CHICOS” DE AQUELLOS QUE HAN HECHO POSIBLE SU MEJORAMIENTO ECONOMICO (LOS GRANDES)
Y Gracias Maestro por la lección.

SINTESIS DE LOS GRANDES NUMEROS ARGENTINOS 2003-2013

Desde el 2003 se sancionó la Ley Nacional de Educación, la Ley de Financiamiento Educativo, la Ley de Educación Técnica y la Ley de Educación Sexual Integral; se estableció la obligatoriedad de la escuela secundaria, presupuesto educativo que en 2010 supero la barrera del 6% del PBI.

Mejora sustancial de los salarios docentes, la incorporación de nuevas tecnologías en las aulas y la entrega de 27 millones de libros de texto en todo el país y 3 millones de computadoras portátiles. Se construyeron 1.000 edificios escolares y otros 728 están en proceso. Estas escuelas albergan más de 500.000 estudiantes. También se terminaron 100 obras de mejoras en universidades y se encuentran en ejecución otras 40 que beneficiarán a 600.000 jóvenes.

La salud pública destaca el programa Remediar y el Plan Nacer. Remediar ha permitido que en los últimos años 15 millones de personas vayan a los centros de salud y el Plan Nacer brinda atención a madres e hijos sin cobertura y contribuye a la disminución de los índices de mortalidad materna e infantil.
La creación del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) posibilitó que la ANSES abone haberes a aproximadamente 5,5 millones de jubilados y pensionados de todo el país, incluyendo los 400.000 ex beneficiarios de las AFJP.

El Plan de Inclusión Previsional permitió que 2.200.000 personas que estaban fuera del sistema pasaran a formar parte de él. Hoy 9 de cada 10 abuelos tienen su jubilación y la Ley de Movilidad Jubilatoria que estableció la obligación de dos aumentos anuales a los haberes de los jubilados y pensionados, no es un detalle menor.

La Asignación Universal por Hijo destinada a niños y jóvenes a través del pago de $220 por mes, beneficia a más de 3.700.000 en todo el país. Los beneficia porque los incluye y eso ha significado entre otras cosas, que la matrícula escolar aumente un 25% y la indigencia se reduzca entre 55 y 70% tan sólo en los primeros seis meses de su aplicación.
El Plan de Seguridad Alimentaria benefició a más de 1.600.000 habitantes y, a través del mismo, las familias, con tarjetas o tickets, pueden realizar sus compras en cualquier comercio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *