Los municipios también quieren más plata

El aumento salarial dispuesto por el gobierno provincial para los empleados públicos abrió la puerta para la discusión del reparto de los recursos que ingresan a Neuquén. Los municipios del norte están en una situación que alcanza a prácticamente todos los intendentes: el total de los ingresos por coparticipación municipal se aplica al pago de sueldos. En el otro extremo están los municipios “ricos”: la capital quiere recuperar sus niveles históricos, perdidos en 1993; los que comparten el ejido con explotación petrolera quieren aumentar sus ingresos -Rincón de los Sauces, Buta Ranquil, Añelo- y, finalmente, están aquellos cuya población creció -Plottier, Centenario-.

Pero a partir de los acuerdos entre el gobierno y los dirigentes de ATE, se disparó el reclamo de los empleados municipales, que los dejó fuera del listado donde están incluidos todos los organismos del Estado, a excepción de los municipios. Por caso, en Chos Malal los empleados rechazaron la oferta del intendente de un 5 por ciento de aumento en el básico hasta octubre, y luego 9 por ciento más míl pesos en dos cuotas. Exigieron, en cambio los 2.500 pesos y 16 por ciento más de aumento.

Por eso, los jefes comunales del norte -Chos Malal, Las Ovejas, Huinganco, Andacollo, El Cholar, El Huecú y Buta Ranquil- decidieron impulsar ordenanzas en los respectivos concejos deliberantes para autorizar endeudamientos que les permitan reforzar su gestión.

En el otro extremo está el intendente neuquino, Horacio Quiroga, que en su disputa con la provincia reclama un aumento en el porcentaje de coparticipación que percibe la capital. Para Quiroga, no es posible que una ciudad donde habita el 50 por ciento de la población de la provincia, perciba el 35 por ciento de los recursos coparticipables.

En la década de 1990, durante el primer gobierno de Jorge Sobisch, se sancionó la ley 2148 que estableció el actual régimen de coparticipación. En esa discusión, la intendenta Derlis Kloosterman se vio obligada a resignar la coparticipación histórica y aceptar un porcentaje menor.

El tironeo en la discusión, que el gobernador Omar Gutiérrez planteó apenas asumió en diciembre pasado, promete extenderse en el tiempo. Por ejemplo, Rincón de los Sauces no está incluida en el régimen pues cuando se sancionó la ley 2148 era una comisión de fomento. En el reclamo también están Andrés Peressini, de Plottier y Enrique Cimolai, de Centenario, cuyas poblaciones crecieron de forma exponencial en estos años. Lo mismo ocurre con Añelo, donde el intendente Darío Díaz vio crecer su ciudad de una manera incontenible. Y están los reclamos históricos del norte, de Zapala y de la zona Cutral Co-Plaza Huincul en cuanto a reparación económica y social.

 

Por Gerardo Burton

gerardoburton@manoamanonoticias.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *