Los investigadores buscan frenar el recorte en Ciencia y Tecnología

En el marco de la discusión por el presupuesto 2017, investigadores, docentes, becarios y estudiantes de todo el país, se movilizaron para impedir el recorte que se prevé en la cartera para el próximo año. Para conocer a fondo de qué se trata, Mano a Mano Noticias mantuvo una entrevista con Cristian Quiroga, Profesor en Historia, docente en la Universidad Nacional del Comahue y becario doctoral de Conicet.

 

-A fines del año pasado, una buena parte de los investigadores del país, manifestó abiertamente su apoyo al candidato del Frente para la Victoria reconociendo en ese proyecto político avances importantes: ¿cómo ven la situación actualmente?

 

Hace más de un año varios/as investigadores, docentes, estudiantes y becarios/as nos manifestamos a nivel nacional a favor de la ciencia, la tecnología y la educación. Dentro de ese grupo heterogéneo de compañeros/as, muchos reclamamos –y lo seguimos haciendo- el aumento presupuestario para el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, para el Ministerio de Educación y, también, por mejoras en las condiciones laborales, ya que por ejemplo aun se sostiene una fuerte precarización en los becarios doctorales del CONICET. De modo tal, una gran parte de compañeras/os se focalizaron en estas consignas (ciencia, tecnología y educación) y otra parte importante, en cambio, sumó a este reclamo su apoyo incondicional a la candidatura presidencial de Daniel Scioli en oposición al actual presidente Mauricio Macri. Es decir, la manifestación realizada hace más de un año exigió la continuación de las políticas en ciencia, tecnología y educación impulsadas por el gobierno anterior, pero también alzó el reclamo por las mejoras en las condiciones de trabajo y, por último, se exigió el aumento del presupuesto para MinCyT, el cual comenzó a decaer en el año 2013. En líneas generales, la manifestación tuvo una masiva repercusión en los medios de comunicación y en la sociedad.

Nuevamente, vario/as compañeros/as que participamos de dicha actividad en el año 2015, volvimos a hacer sentir nuestra voz rechazando de manera rotunda el recorte presupuestario que el Poder Ejecutivo de la Nación le asignó al Ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación Productiva para el año que viene. Somos conscientes que el presupuesto que se le designará responde a un cambio de lógica, en la cual la ciencia ya no es considerada como una inversión social que beneficia a la sociedad, sino todo lo contrario. Hoy en día dicho presupuesto es considerado como un gasto económico (un número), el cual, debe ser corregido lo antes posible (borrarle algunos ceros a la cifra).

 

-El reclamo actual es por el recorte que sufrirá el área en el presupuesto nacional 2017, ¿en qué afecta este recorte? ¿En qué área se siente más?

 

La ciencia, la tecnología y la educación no sólo deben funcionar; también tienen que crecer constantemente. El recorte presupuestario para el año 2017 anula tanto su crecimiento como así también debilita su funcionamiento. Es decir, los actuales puestos de trabajo que dependen del MinCyT y de sus diferentes organismos se van a ver perjudicados ante la ausencia de sus recursos. Entre los organismos podemos mencionar a la Agencia Nacional de Promoción Científica y Técnica, la Comisión Nacional de Actividades Especiales, el Consejo Interinstitucional de Ciencia y Tecnología, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, entre otras. Por otra parte, el desfinanciamiento presupuestario eliminará el ingreso de nuevos puestos de trabajo, eliminando de la estructura científica y tecnológica a becarios/as e investigadores. En conclusión, la medida afectará la autarquía del MinCyT y todos sus organismos.

 

-¿Cómo repercuten estas políticas en las y los jóvenes investigadores? ¿Cómo sigue la lucha?

 

El aumento presupuestario, su coherente distribución, es decir ¿en qué se invierte y en qué no? tema que los medios no tratan, la efectivización de los investigadores y las mejoras en las condiciones de trabajo (histórico problema) son aspectos que comenzaron a profundizarse de manera caótica en los últimos años. Es por esta realidad que actualmente existen varias organizaciones de becarios/as e investigadores organizados para trabajar y para seguir reclamando sobre los aspectos mencionados líneas arriba, aspectos que al fin y al cabo hace a nuestros derechos como trabajadores socio-culturales. Ahora bien, ¿cómo seguimos?

La disciplina histórica, disciplina en la que me he formado –y lo sigo haciendo-, no suele actualmente realizar proyecciones “futurísticas” (de eso se encargan algunos periodistas), pero si la realidad que tenemos sigue empeorando y no cambia para el bien de todos la lucha continuará en permanente movimiento, impulsadas por nuestras voces. Todos/as nos encontramos organizados e informados y esto hace que nuestra postura sea siempre la misma: defender la ciencia, la tecnología y la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.