Lo que el circo nos dejó

Neuquén.- El último circo que pasó por la ciudad no cumplió con los compromisos ambientales.

Los trailers hicieron pozos a modo de desagote de los baños y una vez que se fueron no se encargaron de desechar los residuos.

Dejaron montañas de excrementos y caños de desagotes tapados con maderas. Bidones de tratamiento químico para líquidos cloacales.

“Es una vergüenza”, enfatizó el secretario de Fiscalización Externa, Gustavo Orlando, “pero todo tiene vuelta y los esperaremos para una visita futura”.

El municipio neuquino recorrió el predio y dio cuenta del impacto ambiental, pero durante la estancia de este show de entretenimiento infantil, se desligó de todo tipo de control.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *