Para las peronistas, será ley

Por Lorena Barabini Parodi*

El miércoles ocho de agosto el país se vistió de verde, Neuquén no fue la excepción a la regla. Desde temprano, la ciudad se fue despabilando al ritmo de “las pibas”, y cerca de las 17 horas la marea humana ocupaba todo el centro. Los diarios locales estimaron 13 cuadras. Y aún así, a quienes fuimos parte de esa masa, nos cuesta dimensionarla. Fuimos muchxs, pero fue el corolario de un proceso que logró instalar en la agenda pública que el aborto debe dejar de ser clandestino y que la mujeres debemos poder decidir sobre nuestros cuerpos.

Así como en algún otro momento celebramos que en la Argentina recuperábamos la política, hoy vivimos con alegría la incorporación de adolescentes y jóvenes, en su mayoría, a un debate que quebró el orden establecido. La demanda por el aborto legal seguro y gratuito tiene mas de 50 años de historia en nuestra patria, pero el proceso maduró recién ahora. Hay que saber entender a los pueblos. La alegría de las viejas pioneras que se admiraban de las nuevas, nos demuestra que todxs somos necesarixs. Algunxs rompen la piedra, otrxs abren el camino y el pueblo en masa lo ensancha.

Fueron esos segundos, relativamente eternos, hasta que la pantalla que colgaba del pizarrón del aula de la Universidad Nacional del Comahue, donde cientos escuchábamos el debate, mostró el resultado: 31 a 37.  Reinó el silencio, algunxs sólo miraban, otras lloraban o simplemente se abrazaban; hubo quienes intentaron recuperar la mística que reinaba hasta hacía unos instantes, megáfono y micrófono en mano, creo que para proteger a esxs, en su mayoría adolescentes, que habían poblado el lugar y les tocaba enfrentar una derrota.

Seguramente en cada lugar la foto haya tenido características diferentes. Aunque, me animo a decir, que hubo una constante; millones de pibxs en el país supieron que los dinosaurios que creíamos extinguidos reinaban en el Senado de la Nación, y también, que ellxs se habían convertido en un sujeto histórico.

El peronismo, a lo largo de su historia ha sidoel movimiento capaz de interpretar las demandas de los sectores populares, no necesariamente mayoritarios, pero sí vulnerados por el poder. Por eso es contestatario, irreverente, disruptivo y empático.

Muchos de los senadores lxs reconocieron. En sus discursos aparecían las pibas con su desparpajo, su alegría y organización, para bien o para mal, ellxs debieron reconcerlxs. Ya tenemos el primer triunfo; se rompió el silencio, la negación colectiva hoy no tiene lugar, no hay duda que el paso que sigue es el del derecho formal. Ahora, queda seguir construyéndolo.

El peronismo, a lo largo de su historia ha sido el movimiento capaz de interpretar las demandas de los sectores populares, no necesariamente mayoritarios, pero sí vulnerados por el poder. Por eso es contestatario, irreverente, disruptivo y empático. Claro que también tenemos en el seno de nuestro movimiento sectores conservadores que nos han querido convencer de que la Doctrina que nos guía es un marco rígido y de verdades inamovibles. Nosotrxs sabemos que no, que la política es reflexión y creación permanentes y que el peronismo se reedita todas las veces que el pueblo lo demanda.

Hoy tenemos una gran oportunidad, quienes nos reconocemos peronistas, una responsabilidad; por las mujeres que abrieron caminos, por las que rompieron los estereotipos y se animaron a ir por más, por cada piba que muere con culpa y en soledad, por cada mujer internada con el útero dañado, muchas veces para siempre; por todas las que se despertaron y hoy inundan las calles y nos confrontan, nos interpelan, por todas ellas, el aborto debe ser ley, y será ley.

*Secretaria de Género PJ Provincia de Neuquén – Referente provincial de “La Jauretche, Corriente Peronista”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *