La pobreza infantil gana por goleada

Según reveló el último informe del Observatorio de Deuda Social que elabora periódicamente la Universidad Católica Argentina, casi la mitad de los y las niñas de nuestro país viven bajo la línea de la pobreza.

Si bien el efecto de las políticas de ajuste se traduce en consecuencias para la mayoría de los estratos y sectores de la población, el estudio de la UCA arrojó números alarmantes referentes a un grupo en particular: los y las infantes de Argentina. Según la investigación, el 48,1% de los niños y niñas viven en condiciones de pobreza.

 

 

En contraste con años anteriores, el dinero destinado a políticas sociales y protección de la niñez y adolescencia ha sufrido enormes recortes. Solo el 38% de los y las menores reciben la asignación universal por hijo/a que hoy en día ronda los 1570 pesos, por demás insuficientes para cubrir las necesidades básicas.

Los despidos (tanto en el sector privado como el estatal),  el congelamiento de las paritarias frente a una inflación galopante y la quita de subsidios a  las tarifas de servicios también han calado hondo en la economía de los hogares, provocando un notable incremento de la cantidad de niños y niñas que recurren a comedores escolares o de organizaciones barriales ante la incapacidad de sus tutores/as para satisfacer las necesidades alimenticias mínimas.

Related image

En el rubro educación la diferencia entre el sector afectado y los y las infantes fuera de él es abrumadora. Por ejemplo, los y las niñas por debajo de la línea de la pobreza tienen un 350% menos de posibilidades de acceso a recursos tecnológicos  necesarios para el aprendizaje, brecha que no ha parado de crecer desde el progresivo deterioro y posterior cierre del programa “Conectar Igualdad” que supiera repartir netbooks a los y las alumnas de las escuelas públicas.

Los  y las chicas de los sectores más vulnerables, quienes tienen  en su enorme mayoría como única posibilidad atenderse en salitas y hospitales públicos, también han sido víctimas directas de los brutales recortes del sector salud. Desde la reducción de presupuesto e insumos a instituciones hasta la clausura de programas nacionales como el “plan Qunita” (destinado a reducir la muerte súbita de bebés menores de un año, “Argentina Sonríe” (salud dental), entre otros, han sido factores para este crecimiento en la desprotección de las infancias argentinas.

Image result for recortes en salud argentina garrahan
las y los trabajadores del famoso hospital para niños Garraham manifestandose contra el recorte en salud

Con mas ajustes, recortes  y despidos en el horizonte, en parte en consecuencia de las condiciones impuestas por el acuerdo firmado con el FMI y en parte como filosofía del actual gobierno, la mejora en las condiciones de vida de los niños y niñas de nuestro país  es difícil de imaginar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *