La Pasión Según el Indio Solari

Por Lic. Sabrina Salto

La pasión es una emoción definida como un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto. Así pues, la pasión es una emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo por algo.
Al leer esta definición, se cae en la cuenta de lo difícil que resulta explicar el contenido de nuestras pasiones, esas que alimentan lo más inmaterial de nuestros días. Sin embargo, a lo largo de la historia, al surgido personas y personajes, que han sabido aglutinar los sentimientos colectivos, convirtiéndose en iconos de las pasiones populares.
En el transcurrir de las últimas tres décadas, todos los Argentinos hemos podido ver el crecimiento del que quizás sea uno de los personajes que más pasiones moviliza en el publico rockero de este País. Claro está, estamos hablando del señor Carlos Indio Solari, quien, con su rock sincero y profundo, se ha convertido en el artista con mayor capacidad de convocatoria de los últimos tiempos.

El mes de septiembre de este apasionado 2013 fue testigo, en la Provincia de Mendoza, en el Autódromo de la Ciudad de San Martin, de este fenómeno tan propio, tan desprendido de nuestra idiosincrasia como pueblo que disfruta al sentirse identificado con quienes tienen la sabiduría de ponerle letra y música a los sentires de una época.
Dicen que fueron ciento cincuenta mil personas las que tuvieron ganas de responder al llamado del Indio, llamado a reivindicar el rock del país como parte de eso que nos mueve y nos constituyen como pueblo. Dicen que fue el recital con mayor convocatoria de la historia, dicen que mas alla de las inclemencias del tiempo, los infortunios, y los grandes requerimientos logísticos para llegar hasta Mendoza, el fenómeno no tuvo igual.

La realidad es que todos los que estuvimos debajo de la lluvia, que también dio el presente constante durante las mas de dos horas de Misa India, pudimos ver al mítico Indio, emocionado y carnal, grande, experimentado y autentico, celebrando “ser una Ciudad Autonoma y Rockera” en relación a la masa que rugía en el autódromo, como un ente con vida propia, trascendiendo la suma de cada una de las almas que allí latían.
El riff poderoso de Luzbelito marco el inicio de una ceremonia coronada por lo desorbitado de todos los números que le hicieron justicia: miles de kilómetros recorridos desde todos los puntos del país, en miles de vehículos particulares y transportes colectivos, que se acumularon y multiplicaron en cada rincón de esa cuyana Ciudad, transformada y tomada por la pasión hacia el legado musical del Indio.

Sin duda, es posible entender que semejante convocatoria, también responde a un momento de nuestro Pais, que ha vuelto a generar posibilidades y oportunidades, que se han fortalecido durante esta Década Ganada, en donde las condiciones materiales han sido el objeto de mejoras constantes para los sectores populares de Nuestra Argentina. En este sentido, el mismísimo Indio, emociono a los miles presentes, en una reflexión que puso el palabras la certeza de que “El Futuro hoy esta en Nuestro Pais” al hacer referencia a los miles de jóvenes que migraron a otros países en aquel durísimo dos mil, y que hoy, a la luz de un modelo de Estado que apuesta por la vuelta de esa juventud perdida, retornan a estas tierras con nuevas y renovadas oportunidades de apostar y crecer.

El camino que recorre este ícono del rock nacional desde 2004 con la banda Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado es muy diferente al que atravesó con el legendario grupo de rock Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota durante la década del 90 y comienzos del nuevo siglo, cuando el neoliberalismo provocó en el país una de las peores crisis ecómicas, políticas y sociales de la historia. Entre los ejemplos que grafican este cambio, a primera vista se destaca que ya no hay episodios violentos en los recitales, sino que son una fiesta popular que disfrutan varias generaciones de distintos estratos sociales.
A fines 2012, a través de Aníbal Fernández, un confeso Ricotero, el Indio le envió a la Presidenta un saludo por la llegada de un nuevo año donde le decía: “Toda mi vida acepté, a regañadientes, que la valentía era un recurso temporario de los jóvenes. Acercale a la Sra. Presidenta, si no implica molestarla, mi respeto por su templanza y su firme determinación juvenil”.

Palabras que nos sacan de la indiferencia, del oprobio del ser que niega su esencia política, del desconocimiento de esta Década Ganada por y para todos y todas. Asi hablo en Indio en Mendoza, asi palpitaron miles de almas en un nuevo conclave, en donde la celebración fue bajo la tempestad, y con perfume reivindicatorio, nacional y popular. La historia registrara el Recital de Mendoza como una de las expresiones mas acabadas de un pueblo que define sus pasiones de acuerdo a la profundidad con que impactan en el corazón y en la razón de sus gentes. La historia quizás hable también de un pueblo joven que responde con fidelidad a quienes saben interpretar los sentimientos colectivos. En definitiva, de lo que no cabe duda, es que el Indio Solari, en la provincia de Mendoza, escribió una nuevo capitulo, en la historia de nuestro país, y en la historia particular de miles de Argentinos, y eso, se celebra, se reivindica, se disfruta y se agradece desde lo mas profundo de nuestra pasión.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *