La interna del partido provincial

Por Ale Castañeda

Cabalgando sobre las contradicciones:

En el 2013 salió a la cancha el “Caballo” Pereyra. Titular del Sindicato de petroleros por mas de 30 años, es un pilar del MPN y fue ministro de trabajo durante el gobierno de Jorge Sobisch. Con una campaña millonaria bancada por los recursos del gremio y de Repsol, diseñó una propuesta que mechaba ambientalismo de cotillón con fobia anti K y un poco de indignación anti-Chevron, con la cual logró conquistar lo que pocos sindicalistas han podido: convertir poder sectorial en poder político. Lo raro es que hasta abril de 2012 el actual senador Pereyra no hacía asco a las multinacionales, siendo como fue cómplice de la privatización de YPF y del vaciamiento que hizo Repsol de la empresa. Tampoco era anti-K, puesto que hasta 2011 se sacaba fotos con Cristina cada vez que podía. Para qué hablar de la campaña antifraking. ¿Una marcha ambientalista convocada por el gremio de los trabajadores petroleros? Ejemplo de un gremio responsable del extractivismo más crudo es difícil de encontrar. Si, la cara de piedra. Y una burla a la conciencia ambientalista también. Al parecer sólo era la careta que ocultaba el rechazo al desplazamiento de sus antiguos socios-patrones de Repsol del control de YPF.

Lo cierto es que ya senador, fue nombrado presidente de la Comisión de energía del Congreso, y votó a favor del acuerdo alcanzado por el gobierno nacional con Repsol. También dicen las malas lenguas que el senador tiene el pasaporte completo de sellos, de tanto que va a Estados Unidos a recibir instrucciones de sus nuevos patrones de Chevron. Para colmo, el brote de ambientalismo desatado dentro del gremio y de la sociedad neuquina parece haber sido contenido a tiempo, y ya nadie piensa en prescindir de las comodidades que da el petróleo, ni mucho menos de las ubres de la Vaca.

La defensa de los recursos naturales de Neuquén, caballito de batalla:

Pereyra y Sapag esgrimen encendidos discursos federalistas, se sacan chispa a ver quien es más independiente de Buenos Aires. Hacen omisión de al menos un detalle: la mitad del presupuesto de la provincia amenazada por el gobierno “unitario” de Buenos Aires se financia con recursos directos del gobierno federal (Fondo sojero). Otra batalla mitilógica es la del precio del gas. Querer venderle el gas al resto del país a precio internacional como quieren estos irresponsables nos aislaría del Estado Federal. Habría que poner una aduana en el puente carretero y estar dispuestos a pagar entonces el harina, la carne, la leche y todos los bienes industriales que esta provincia no produce a precio dólar. Ni una semana duraría la República Popular Petrolera del Neuquén. Excepto que se la financie tomando deuda externa, que para eso son rápidos y mandados a ser.

Vamos viendismo, una filosofía política:

La falta de planificación será un obstáculo para lograr que Vaca Muerta no se convierta en maldición para la mayoría de los neuquinos que no ingresan al petróleo, pero pagan los alimentos, la vestimenta y los alquileres a precio de sueldo de petrolero. El 100% de los habitantes de la provincia deben estar incluidos en el reparto de las mieles del petróleo. Y es el estado el que tiene la responsabilidad de distribuir equitativamente las responsabilidades y los beneficios. Regulando al sector petrolero, comercial e inmobiliario que se enriquece con los neuquinos. Pero fundamentalmente dejando de comerse las regalías en gastos corrientes para ponerla a generar una industria alternativa, evitando que la extinción de la Vaca (recurso no renovable, con fecha de vencimiento) signifique también la extinción de Neuquén.

Cualquiera sea el liderazgo que salga ganador de las internas del MPN, el proyecto político emergente es difícil de predecir, ya que no se explicita ninguno, y las campañas partidarias son batallas de aparatos contra aparatos antes que de ideas, y de frases chicaneras y demostraciones de apellido y consanguinidad antes que de propuestas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *