La Corte impuso un NI en las tarifas

Después de un intento de defensa del nuevo cuadro tarifario en el Congreso por parte del ministro de Energía Juan José Aranguren y el dictamen de Gils Carbó contra el aumento de tarifas, la Corte Suprema dio marcha atrás, parcial y temporalmente, con el tarifazo para usuarios residenciales.

Semana agitada para la alianza Cambiemos con respecto al tema energético. El día martes, el ministro Aranguren se presentaba ante el Congreso con lo que él y sus partidarios creían una buena defensa de los incrementos de precios de gas natural. El ex CEO de Shell, basó todo su argumento en la famosa “pesada herencia”, recalcando el congelamiento de las tarifas durante años y la falta de inversión en materia energética.

Desde la oposición, esgrimieron argumentos contra estas subas tales como la diferencia entre el precio del BTU en boca de pozo de 1,9 dólares (valor además declarado por YPF en la bolsa de valores de Nueva York) y el valor de 5,5 dólares que ha fijado el gobierno como nuevo importe. Además, resaltaron la incompatibilidad del hecho de que la persona a cargo del ministerio de Energía sea dueña de una enorme cantidad de acciones de una de las compañías hidrocarburíferas que se han visto más beneficiadas por las medidas de dicho organismo. “Esto es una clara transferencia de recursos desde los sectores más vulnerables a los más poderosos”, denunciaron.

Para colmo, no pasaron ni 24 horas para que la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, dictaminara contra el tarifazo. La funcionaria estableció que para la fijación de nuevas montos de gas, era necesaria una audiencia pública, tal cual lo dicta la ley 24.076 de gas natural y la Constitución Nacional. A su vez, remarcó que haber anulado este paso significaba un atropello a los derechos constitucionales de información, consulta y participación de los usuarios y consumidores, además de remarcar la irracionalidad del aumento. Por ende, la Procuradora recomendó a la Corte Suprema de Justicia mantener la decisión de la Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata que anulaba los incrementos de precios.

El día jueves 18, la Corte decidió seguir las recomendaciones de Gils Carbó. El máximo ente judicial anuló el aumento en tarifas de gas para consumidores residenciales y ordenó que las mismas deben retrotraerse a los cuadros previos a las resoluciones del Ministerio de Energía de la Nación.

Las dudas continúan por saber qué pasará tras las audiencias públicas que dictaminó la Corte. ¿El gobierno estará habilitado para aplicar las subas? Por otro lado, ¿qué pasará con las industrias y pymes? El sector industrial sigue sin ser alcanzado por la resolución y continúan en peligro miles y miles de puestos de trabajo ante el fantasma del cierre de fábricas que ya no solo pelean contra las boletas de servicios, sino también contra los productos importados que amenazan con destruir la industria nacional y dejar a muchísimos trabajadores en la calle.

 

Por Diego Salas

diegosalas@manoamanonoticias.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.