IMPUESTO A LAS GANANCIAS

Otro ejemplo que la economia es politica
Por Elepe

¿Qué es el impuesto?
El impuesto a las ganancias surge inicialmente en Argentina como un impuesto a la renta en 1917 y se transforma, en 1932, en el impuesto a los réditos. De allí a hoy, no ha dejado de sufrir modificaciones ajustándose a los cambios en la economía o a las ideologías de los gobiernos de turno.
Concretamente, el impuesto a las ganancias es un tributo que grava las ganancias tanto de las empresas como de las personas. En el caso de las empresas, grava la ganancia neta con una alícuota del 35%; en el caso de las personas, el impuesto se aplica a los ingresos netos, esto es, el salario bruto menos las cargas familiares y otras deducciones especiales. En este caso, el impuesto diferencia a las personas según nivel de ingresos estableciendo una alícuota que permita que las personas que ganan más paguen más y las que ganan menos paguen menos. En política tributaria esto es algo deseable en un impuesto, se grava al contribuyente con mayor capacidad de pago cuando se busca una sociedad más equitativa.

¿Quiénes lo pagaban?
El impuesto contempla 2 criterios que favorecen la progresividad del impuesto:
1. Establece un mínimo de salarios al que no se le cobra el impuesto. Esto es el “mínimo no imponible” por debajo del cual los trabajadores no pagan el impuesto. Hasta fines de agosto sólo pagaban este impuesto, los trabajadores casados con hijos que ganaban más de $7.997 mensuales y los solteros sin hijos que ganaban más de $5.782. Todos los trabajadores que cobraban menos de ese nivel no pagaban el impuesto.
2. El segundo criterio establece, por encima del mínimo no imponible, alícuotas diferenciadas (tasas de impuestos) según el nivel de ingresos. De este modo, y sólo en el caso de los trabajadores que ganan por arriba del mínimo no imponible, se aplica un impuesto que distingue entre 7 tramos de ingresos, sobre los que se aplican alícuotas que van del 9% y el 35%.
Esto implica que del universo de asalariados formales de la Argentina solo el 20% con mayores ingresos pagaba el impuesto.

¿Cuál era la demanda de los trabajadores?
Este impuesto fue muy criticado porque el salario no es ganancia, es un ingreso por la venta de la fuerza de trabajo y, por ende, es injusto que los salarios estén gravados por este impuesto. Pero en realidad el salario es un ingreso como cualquier otro y en nuestro país existe una gran heterogeneidad en nivel de ingresos de los trabajadores. Muchas veces, esto depende del sindicato al que pertenece el trabajador. Si se es petrolero o metalúrgico se obtiene un salario bastante mayor que si es comerciante o trabajador de un call center. Ante estas situaciones, gravar con un porcentaje mayor a los que más tienen, es más equitativo.
Aún así, debido al crecimiento que experimentó nuestra economía en la última década y a la actualización de salarios por inflación, muchos trabajadores que antes no pagaban el impuesto, al ver incrementados sus ingresos, pudieron superar el mínimo no imponible con lo cual comenzaron a verse obligados a pagar este impuesto. Por este motivo, las cinco centrales sindicales coincidían en exigir el aumento del mínimo no imponible del impuesto a los ingresos de los trabajadores en relación de dependencia. Esa medida, tiende a defender a los trabajadores aunque a algunos de ellos sean los que más ingresos perciben.

¿Cuál es la función del impuesto?
El rol de todo impuesto es generar ingresos para el Estado, ingresos que el Estado gasta en su funcionamiento habitual y que determinan su capacidad para atender necesidades tanto económicas como sociales. Sin estos recursos que generan los impuestos, el estado no podría funcionar. Estos recursos son los que se invierten en proveer de infraestructura vial, portuaria o aeroportuaria a la industria y a los ciudadanos, así como para proveer salud pública o financiar la construcción de viviendas, la asignación universal o las pensiones por discapacidad. De allí, que siempre que se pretende reducir un impuesto, se debe aumentar o crear otro para conseguir la fuente de financiamiento que suplante los ingresos que se pierden en la reducción.

Aumento del mínimo no imponible y ampliación de las asignaciones familiares. ¿Cómo se logró?
El 27 de agosto y, como resultado de las reuniones con empresarios a las que convocó la presidenta, con el fin de lograr conducir el país con los consensos necesarios, logró asegurarse otra fuente de financiamiento para los ingresos que se perderían por la reducción de la recaudación por el impuesto a las ganancias. Así se consiguió, mediante la creación de 2 nuevos impuestos que afrontarán los empresarios, financiar prácticamente el 46% del costo fiscal de esta medida.
Esta medida representa un esfuerzo fiscal de $ 4.495 millones, el estado nacional asumirá $ 2.439 millones y para hacer frente al resto del costo fiscal, se crearon dos impuestos. Se grava: 1) En un 10% los dividendos de las sociedades, esto es la ganancia de las sociedades que se distribuye entre los accionistas o socios. De esta manera, se promueve la reinversión de utilidades por parte de las empresas en vez de favorecer el retiro de los fondos. 2) En un 15% la transferencia de acciones que no cotizan en bolsa. Esto es la ganancia generada por la compra-venta de acciones y títulos, lo que representa los activos financieros y cumple con otra demanda de los profesionales de la economía, la imposición de la renta financiera, una ganancia que tiene características muchas veces especulativas y que no favorece el crecimiento de largo plazo de la economía, promoviendo la colocación de fondos en otras áreas más productivas de la economía.

En conclusión: la conducción de la economía requiere de una buena conducción política pues para beneficiar a unos hay que poder perjudicar a otros. El gobernante, en función de su proyecto de país, de su ideología, decide a quiénes les toca lo mejor y a quiénes lo peor, esto es la política. En este caso, la batalla la ganaron los trabajadores: el costo lo pagarán los grandes empresarios.

Para medida electoralista, tiene bastante de estructural.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *