¿De qué hablamos cuando hablamos de Economía Feminista?

Para poder comprender o explicar qué es la economía feminista, es necesario repasar algunos conceptos. En este caso voy a partir de la perspectiva de género, una categoría de análisis que comprende las metodologías para el estudio de las construcciones sociales y culturares que categorizan al sexo, según las diferencias biológicas, en masculino y femenino, de un modo muy básico con una perspectiva binaria (según características biológicas, hombre o mujer), ya que para hacer un correcto análisis debería hacerlo desde un punto de vista no binario de inclusión LGBTTTIQ+.

Estas construcciones sociales determinan las actividades, labores, conductas, el rol para cada género según la época o el contexto social en el que cada persona se desempeña, porque por si mismas las diferencias biológicas no son una fuente de desigualdad, sino que requieren de la intervención cultural que provoca una jerarquización de género donde históricamente la mujer se encuentra en un lugar inferior. Por otro lado, al hablar de perspectiva de género estamos adoptando una mirada feminista, ya que nace del movimiento feminista. Si, feminismo una palabra a veces difícil de usar porque ha sido demonizada, utilizada con una connotación negativa, comparada con los peores sucesos de la historia. Sin embargo, el feminismo ha nacido como un movimiento social, político y teórico que lucha contra las injusticias perpetradas contra las mujeres, donde uno de los temas principales es tomar conciencia de la estructura sexista, de esa jerarquización que antes mencionaba.

Existen distintas teorías económicas, pero según la economista Corina Rodriguez Enriquez “la economía feminista es una corriente de pensamiento al interior de la ciencia económica, la cual cuestiona la mirada de las diversas teorías económicas sobre problemas claves como la desigualdad, el trabajo, el sujeto económico. La economía feminista no analiza desde una de las teorías económicas en particular, sino que su análisis podría incorporarse, en principio, a todas ellas”. Donde algunos de los temas que se estudian, la crítica al pensamiento económico clásico por no considerar en sus estudios el trabajo de las mujeres; la discusión sobre el concepto de trabajo, las características y funciones del trabajo doméstico; distintos aspectos de la participación y discriminación laboral de las mujeres, entre otros que iremos analizando en próximos artículos.

Por Naiara Martinez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *