Francia va a segunda vuelta y elige entre las derechas

En una campaña minada de denuncias de corrupción en cada uno de los bandos, este domingo con un 78% de participación, se realizaron elecciones en el país galo en las que resultó ganador el socioliberal, pro europeo y ex ministro de Economía entre el 2014 y el 2016, Emmanuel Macron de la coalición En Marcha con casi el 24% de los votos. Seguido por la ultraderchista y euroescéptica Marine Le Pen del Frente Nacional con algo más del 21% de los votos. Estos resultados conllevan a que el 7 de mayo se realice la segunda vuelta entre ambos candidatos.

En tercer lugar quedaron Los Republicanos de François Fillon, seguido por la centro-izquierda con Jean Luc Melenchon y el socialista Benoit Hammon en el quinto lugar (uno de los peores resultados en la historia del Partido Socialista). Mientras tanto, el candidato obrero de la ultra-izquierda, Phillipe Poutou, quedaba en el séptimo lugar sin superar los 400.000 votos.

Estas elecciones que se contextualizan en una Francia que no escapa a un clima europeo donde las derechas han avanzado rotundamente ya sea por la decepción de las mayorías con el socialismo de Hollande y la crisis económica, o también por la llegada masiva de refugiados y los pasados atentados terroristas que han fomentado un discurso ultranacionalista y racista que llega a ver en el Brexit un modelo a seguir para Francia. Son en gran parte estas cuestiones las que explican que el debate para esta segunda vuelta estuviera centrado entre dos tipos de modelos excluyentes de derechas, mientras que la izquierda ha quedada relegada a un segundo plano.

Considerándose como el candidato de Centro “ni de izquierda ni de derecha”, se estima que para esta segunda vuelta Emmanuel Macron reciba el apoyo de la mayoría de las alianzas participantes en los comicios. Así las cosas, Marine Le Pen (según las encuestas) no tendrá ni la más mínima posibilidad de ganarle a su contrincante, pero si algo hay que destacarle es que puedo llegar con su partido a la segunda vuelta, cosa que no sucedía desde el 2002 y es por primera vez en la historia de la Quinta República (es decir desde 1958) que la extrema derecha supera el 20% en la primera vuelta de una elección presidencial. Además se estima que Le Pen modere su discurso en los próximos días para captar a los indecisos que aún la ven como una opción antisistema por fuera de los partidos tradicionales.

También queda esperar que sucederá en las elecciones parlamentarias que se realizarán en junio y septiembre, para definir el margen de maniobra de Macron una vez estando en el gobierno. Si no obtiene la mayoría tendrá que negociar su programa de gobierno con el Parlamento como así también la elección de su primer ministro. Dinámica de la política esta, que obedece a los regímenes parlamentarios europeos.

Por lo visto el triunfo de Macron estaría asegurado pero no así su pleno gobierno en una Francia dividida, pero de derecha.

Por Valentín Steimbreger

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *