Estafas en Altos Del Limay

Por Gonzalo Granero

Ocurrieron bajo la fachada de una cooperativa de viviendas llamada Coop. Río Grande Ltd. con inscripción en los distintos organismos en el año 1974 con personería jurídica nacional nº 7578 y decreto provincial nº 1356.

Desesperación, angustia e indignación de los vecinos perjudicados, ante le venta y reventa de sus terrenos, donde hoy conviven con su familia.

Confiados en el proyecto, de buena fe, compraron los terrenos, existía incluso una propuesta de construcción de viviendas, la cual jamás se concreto.

Existían al año 2007 unos 26 expedientes en la justicia en contra de la cooperativa Río Grande, entre ellos algunos todavía en tramite, otros paralizados y también en el archivo general de expedientes.

Desde el año 1995 a la fecha, tiene posesión de un terreno la familia Urrutia cuyo socio de la cooperativa es Ricardo Ángel, del mismo apellido (una de las tantas familias perjudicadas), comentaba que a mediados del año 2004, cuando solicitaban permanentemente la escritura de su terreno a la escribanía de Juan A. R. Eymann (registro nº 12) se les negaba, anteponiendo diferentes excusas de la situación de la propiedad.

“En enero de 2005 nos enteramos que nuestro terreno fue revendido” expresaba angustiada la familia Urrutia. “un día apareció el segundo comprador y violo nuestra propiedad, cortando los alambres, a partir de allí comenzaron las presentaciones judiciales y las denuncias”

Todo indicaría que el Escribano Juan Eymann, cómplice y participe de ventas prácticamente ilegales entregaba a segundos y hasta terceros dueños la titularidad del terreno, dando a estos el titulo “original” de la propiedad.

Esto no pudo haber ocurrido sin la participación del presidente de la cooperativa de ese momento Don Marcelino José Ortiz (fallecido) y un tal Ordoñez a quien en este caso se le entregaron seis terrenos en forma de pago, por un juicio que le había ganado a la cooperativa por falta de pagos a una empresa contratista.

El tema era que esos seis terrenos ya habían sido entregados a las familias socias de la cooperativa, teniendo en mano el boleto de compraventa dándole la posesión absoluta y dejando sin derechos a la cooperativa ante los terrenos, por supuesto con el correspondiente sellado de rentas de la provincia, la firma del presidente de la cooperativa y del mismo escribano, que luego beneficia a terceros en la tenencia, entregando títulos desinteresadamente de la situación de cada uno.

Este caso esta a cargo de la jueza Ana Virginia Mendos (juzgado de primera instancia de instrucción nº4). La cual, dictamino el desalojo inmediato de la familia. Ante lo cual el abogado defensor de la familia apelo.

No es el único caso, sino varios, en alrededor de 12 manzanas, en el barrio Altos del Limay. Algunos solucionados, otros bastante complicados, como el de la flia Segovia, la cual casi pierde su vivienda, porque fue a remate. Se suspendió gracias a la manifestación inmediata de los vecinos.

Es necesario que se solucione de inmediato esta situación, que genera diversos conflictos dentro de estas familias, en muchos casos no pueden seguir construyendo la vivienda por orden del juez. Es hora de que la justicia llegue para todos.

Agradecimiento al Presidente de la Comisión Vecinal Altos del Limay Amílcar Salas, alias Miki, por su colaboración al informarnos a cerca de la desesperada, y angustiante situación, por la que están pasando vecinos del barrio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *