Elecciones vecinales en Islas Malvinas

Durante los meses de agosto y septiembre,  48 barrios de la capital neuquina deberán renovar las autoridades en sus respectivas comisiones vecinales. La convocatoria hasta ahora ha mostrado un aparente bajo nivel de participación. Se plantea que existe desinterés de la comunidad para ponerse al frente estas instituciones, una “falta de compromiso” pero poco se indaga acerca de las razones de la baja participación.

Mano a Mano Noticias charló con Maximiliano Cortés, del sector Cordón Colón del Barrio Islas Malvinas quien, junto a otros vecinos y vecinas, viene trabajando en el barrio, buscando el bienestar y la mejora de la calidad de vida de sus habitantes.

MaMN – ¿Qué es lo que moviliza a las y los vecinos de un barrio a participar?

Maximiliano Cortés: La urgencia de los vecinos para organizarse nace a partir de la no satisfacción de necesidades básicas, como los servicios, la regularización de las tierras. Esto nos lleva a trabajar, primero en reconocer que es el Estado el que debe hacerse cargo no sólo de garantizar los derechos a todos los vecinos independientemente de dónde vivan, sino también reconocer que debe hacerse cargo del espacio público.

Por ejemplo, nosotros nos encontramos en un momento en el que el EPAS no hacia reparaciones de caños de agua en el barrio por ser “clandestinas”. Nos encargamos de hacer circular entre los vecinos la necesidad de insistir en llamar masivamente a la cuadrilla de reparación. Suena fácil, pero requiere de un trabajo de convencimiento para que reconozcan que la responsabilidad  de que las conexiones sean caseras recae en la inacción del Gobierno Provincial y del mismo Ente. Así logramos un diálogo, en el que, además de las autoridades y funcionarios del EPAS, participó la defensoría del pueblo.

MaMN – Hoy se habla de un fuerte “desinterés” para participar de este tipo de instituciones, ¿Cuál es tu opinión?

MC: Yo creo que existe apatía, una desconfianza hacia todo lo que implique organización política. En este sentido, el partido provincial (MPN) ha colaborado mucho para que las cosas sean así. Ellos (MPN) manejan la mayoría de las vecinales y tienen la costumbre de cerrar el juego, haciendo oídos sordos a las propuestas y reclamos de los vecinos que no son afiliados al Movimiento, negándoles recursos que vienen de programas provinciales y, supuestamente, son para todos y todas.

Nosotros vemos que esto dificulta mucho la participación de los vecinos porque se ven atados por una necesidad, muchos de los que cobran planes en el Barrio, porque lo necesitan, son obligados a obedecer al candidato que responde al MPN y, por miedo a perder el plan, no se revelan. Entonces eso hace que los que tienen ganas de sumarse a otras iniciativas, no lo hacen por miedo a las represalias. Es la lógica asistencialista que cierra la participación social.

Por otro lado, está la burocracia del municipio que impone muchos requisitos para participar de las elecciones en las vecinales. Se nos pide a los vecinos cosas que no se le piden ni a un diputado ni a un concejal. Desde la emisión de sellos, fotocopias que implican un alto costo que no todos pueden afrontar hasta hacer trámites que requieren que uno recorra varias oficinas para conseguir un papel, o a los que sólo se puede ir de mañana, lo que implica que si un vecino trabaja en ese horario no puede ir a resolverlo. Pensemos que incluso muchos no tienen acceso a internet para descargar formularios pero si tienen interés y vocación para trabajar en el Barrio. Entonces nos vemos ante una serie de obstáculos que impiden la participación democrática.

MaMN – ¿Cómo nace su espacio de organización?

MC: En el caso de nuestro barrio, como sucede en muchos otros, nacemos a partir de la falta de gestión de la Vecinal. Proyecto que llevábamos era desestimado por no estar afiliados al partido. Además,  la institución se encontraba y aún encuentra con un diálogo cerrado con la municipalidad por disputas partidarias.

Nosotros, en cambio, entendemos que, por el bien de todos, la vecinal debe mantener un diálogo institucional abierto con el municipio sea del gobierno que sea. Es por esto que las ganas de participar han mutado en espacios de organización comunitaria no oficiales como el nuestro. Nosotros funcionamos como subcomisión, sin reconocimiento de la Vecinal y desde allí, hemos intentado ayudar y fomentar otras organizaciones con el mismo espíritu como son el Club de Abuelos o el club Deportivo El Antú.

MaMN: ¿Podes contarnos cuáles han sido los avances desde el trabajo de la Subcomisión?

MC: Desde que se formó, en el 2015, logramos que el municipio construya el playón “Pewma Picikece”, lo que también requiere un trabajo de apropiación social, ponerle nombre, inaugurarlo y que los vecinos lo sientan como propio.  También se ha construido la Plaza “Mística del Pueblo”, también con el mismo objetivo. Hemos logrado mejoras en condiciones de las conexiones de agua en los sectores más postergados del barrio. Logramos que en el presupuesto 2017 ingrese la obra de aguas en calle el Antú y Yupanqui. También se ha conseguido el saneamiento de predios, uno en el sector Yupanqui y otro en el sector Arias, ambos históricamente marginados. En ambos se han colocado juegos de plaza y arbolado para evitar que se ocupe con viviendas y la idea es conseguir el reconocimiento y señalización como espacios verdes.

MAMN: ¿Cuándo son las elecciones en Islas Malvinas y las principales propuestas que llevan?

Las elecciones serán el 9 de Septiembre y nosotros queremos aportar principalmente una mirada integral del Barrio, queremos revalorizar los sectores que componen Islas Malvinas como Cordón Colón, Sector Arias y Yupanqui. Cada sector tiene una historia propia, ha construido una identidad paralela a la de Islas Malvinas y queremos recuperarla. Por eso nos proponemos armar una comisión vecinal participativa pero también representativa donde existan subcomisiones de trabajo.

Seguiremos con las acciones de apropiación del sentido público de los espacios que tenemos en el Barrio, donde junto a los vecinos pensemos los nombres y los usos de cada lugar, y así promover su cuidemos y darle valor agregado que tienen por ser nuestros.

Consideramos que la vecinal tiene que acompañar, colaborar, proponer pero también fiscalizar las obras que se llevan adelante con el ProMeBa (Programa de Mejoramiento Barrial) que se extenderá en lo que queda del 2018 y 2019. Son inversiones para el Barrio que nos permitirán alcanzar el Paseo recreativo y deportivo del Antú, la Plaza y Anfiteatro del sector Yupanki, y conseguir la sesión del lote al Centro Intercultural que busca la construcción de un centro comunitario en el sector Arias. La vecinal debe acompañar todas las propuestas de los espacios que surgen en el barrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *